Este es uno de esos artículos que no te gusta escribir. De esos que llevas tiempo dándole vueltas, hablándolo con los compañeros y no te decides a dar el paso.

Caso de fracaso: Cómo arruinar tu idea de negocio en 3 pasos

Caso de fracaso: Cómo arruinar tu idea de negocio en 3 pasos

Pero sí, hay que asumir los errores que cometes y aprovechando que teníamos Halloween cerca, lo hemos hecho:

Hemos matado a kematik.com.

Los casos de éxito son demasiado #mainstream ¿Has leído un caso de fracaso alguna vez? Clic para tuitear

Es curioso que siempre que entra un proyecto por la puerta de la agencia le intentamos buscar los fallos a la idea y evaluar cuán maduro está un proyecto antes de trabajar en él. Sabemos de buena tinta que emprender es duro y nos gusta ser 100% sinceros con nuestros clientes: Si un proyecto no lo vemos claro preferimos decírselo y que evalúe si sigue adelante con ello antes de cobrar nuestro desarrollo y mirar hacia otro lado si no triunfas con tu idea.

¡Qué decir! Supongo que la frase de “En casa del herrero, cuchilo de palo” cobra más sentido que nunca en este caso, y uno a uno fuimos cometiendo con kematik.com muchos de esos errores que no queremos que cometan nuestros clientes cuando quieren lanzar su proyecto en internet.

¿Qué fue kematik.com?

que-era-kematik

Para el que no lo conozca, kematik.com fue una de esas ideas de negocio que salen de una reunión interna en la agencia. Estábamos en 2012, hacía poco que nos habíamos cambiado de oficina y vimos (o creímos ver) una necesidad en el mercado online que podíamos cubrir.

La idea era “sencilla”: hacer la vida más fácil a diseñadores, agencias de marketing offline e incluso comerciales y ofrecerles la posibilidad de vender páginas web a sus clientes, en marca blanca y sin necesidad de saber programar.

El primer CMS 100% español pensado especialmente para profesionales de Internet.
como slogan era bastante potente (y real)

En esencia, kematikCMS era la evolución final de kematik, el motor trasero con el que corren muchos de nuestros desarrollos y que llevábamos desarrollando y mejorando desde 2007.

Hasta entonces utilizábamos esta herramienta para gestionar los contenidos de las páginas web, pero en un momento de locura le dimos una nueva vuelta de tuerca y pensamos que sería ideal que esa misma herramienta sirviera para generar páginas web funcionales y sencillas con un coste mucho menor al de una página a medida.

Suena bien como, ¿verdad? Pues no:

Los 3 errores que cometimos con nuestra idea de negocio

error #1: Como pollos sin cabeza

Cuando empezamos el proyecto teníamos la genial idea de que teniendo tantos perfiles diferentes en nuestro target de cliente, nuestras posibilidades se multiplicarían y las ventas no dejarían de llegar.

Además, pensábamos que habíamos descubierto el santo grial, que nadie había tocado esta tecla y que seríamos pioneros en el mercado. Es cierto que conocíamos herramientas como 1&1 mi web, pero lo nuestro era otra cosa… ¡era kematik!

¿Quién te va a comprar? ¿Cuánto va a pagar? Tu idea de negocio es una basura si no respondes a eso Clic para tuitear

Eso teníamos: ideas, penséques y creíques, con los que nos lanzamos a desarrollar, diseñar y promocionar Kematik.com. Y ya cuando estábamos en la calle nos empezaron a llover los problemas:

  • Existían bastantes herramientas que hacían prácticamente lo mismo que kematik; algunas incluso mejor y a un coste más barato.
  • Estábamos abarcando a perfiles demasiado diferentes y a ninguno le cubríamos sus necesidades al 100%:
    • El diseñador gráfico, a poco que se moviera podía utilizar WordPress y sus famosos Template Builder que estaban empezando a surgir por aquellas fechas.
    • La agencia de marketing offline tenía proyectos que o bien no encajaban por exceso (eran grandes), o por defecto (no tenían presupuesto para invertir en la plataforma).
    • Al comercial, si no tenía conocimientos de informática, se le quedaba grande: la herramienta no era tan amigable como pensábamos, y la curva de aprendizaje requería de tiempo y algún sistema de soporte para usuarios.

¿Qué habría hecho hoy?

Está claro que hasta que no lanzas tu idea nunca sabrás si funciona o no. Pero desde luego que hay maneras de atinar algo más en la incertidumbre de emprender: un análisis de mercado exhaustivo, fases de testing y captación de leads o potenciales clientes de la herramienta que participen activamente en su desarrollo.

Sólo con eso nos habríamos dado cuenta de que no estábamos en la línea correcta

error #2: Invertir tu tiempo y dinero en lo que no es importante

Hay alguno en la oficina que aún se va al rincón de llorar cuando recuerda la cantidad de horas que dedicamos a este proyecto.

Invertimos muchísimo tiempo en el desarrollo del proyecto. Y además, invertimos cierta cantidad de dinero en herramientas adicionales de promoción, muchas de las cuales ni siquiera llegaron a ver la luz: vídeos promocionales, videotutoriales de las distintas herramientas que había dentro de Kematik, campañas de AdWords.

¿Qué habría hecho hoy?

En su día, buscamos mejorar la herramienta a toda costa sin pararnos a pensar qué estábamos ofreciendo y en qué punto necesitaba ser mejorado. Si hoy empezara con Kematik, lanzaría una landing page de captación de clientes interesados antes incluso de tener un producto que lanzar al mercado (un producto mínimo viable, que dirían los entendidos). Generaría la necesidad y la curiosidad en los distintos perfiles hasta encontrar qué cliente nos traería mejores resultados.

Y solo en ese momento me lanzaría a desarrollar las herramientas que nuestro público necesitaba realmente y no aquellas que nuestras mentes sin datos pensaba que eran útiles.

error #3: Pensar que tu idea de negocio será rentable en tus manos

Este punto es el más controvertido dentro de la agencia: ¿kematik fallaba de base o fallaba por nosotros? Desde mi punto de vista, cometimos errores con kematik pero era un proyecto que hubiera podido tener un futuro más prometedor con otro planteamiento; e incluso con otra empresa.

Lo importante es saber diferenciar si tu idea de negocio no es viable o si, simplemente no tienes los recursos necesarios para llevarla cabo. En ese caso, simplemente párate y evalúa qué recursos te hacen falta y cómo puede conseguirlos. Igual necesitas conseguir financiación externa o directamente una empresa del sector a la que vender tu idea.

Nosotros no cometimos el error de tener una idea que pensábamos que era buena. Nuestro fallo pudo ser pensar que esa idea se podría llevar a la portada de la revista Forbes con un equipo de 4 personas (éramos mini-ensalza en aquella época) que sólo dedicaban “ratos” de su jornada al proyecto. Muchos ratos, eso sí, pero ratos al fin y al cabo.

Es muy difícil alcanzar el éxito con tu idea de negocio si no piensas dedicarle tiempo Clic para tuitear

¿Qué habría hecho hoy?

Si vuelvo atrás, igual ni siquiera habríamos empezado el desarrollo de Kematik. Pero de habernos decidido lanzar y habiendo corregido los errores comentados antes sabríamos además que hacía falta un equipo mucho más grande para dar soporte al proyecto que teníamos entre manos. Necesitábamos al menos 2 o 3 personas que se encargaran de realizar la atención telefónica y las labores de marketing de manera continuada y no como complemento al trabajo de Ensalza.

Igual habría sido interesante buscar sinergias con alguna empresa de call center o gestión comercial con la que colaborar en el proyecto.

Hay vida después de tu idea de negocio

El fracaso es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia
Henry Ford

Los errores se cometen y los fracasos suceden, pero lo único importante es aprender de ellos para el futuro.

Por nuestra parte hemos aprendido muchísimo de la experiencia de kematik.com. De aquella herramienta salieron muchas utilidades que fuimos perfeccionando y utilizando en el “esqueleto” con el que desarrollamos proyectos a medida en Ensalza a día de hoy.

Además, probamos técnicas de marketing que aún no habíamos tocado en esos momentos (no nos gusta usar a los clientes como conejillos de indias) y generamos contactos interesantes con los que aún estamos colaborando en otros proyectos.

Y sobre todo, la experiencia de kematik nos ayudó a escribir este artículo y a poder decir a nuestros clientes: yo fracasé con una idea y no quiero que tu proyecto  fracase.

Cierro el artículo con una de las Frases de John Maxwell que me parece más acertada:

A veces el fracaso señala que es tiempo de cambiar la dirección Clic para tuitear

¡Hola! Soy Santy. Analista de desarrollo y marketing online en Ensalza. Por aquí seguramente me veáis hablando de desarrollo web, Google Adwords, de emprendedores y de productividad, principalmente.

Soy zurdo, (muy) cabezota, omnívoro, ingenier-[o/ucho/ito] informático y marketero,así de raro.

Pin It on Pinterest

Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar