¿Pones ya en marcha tu proyecto web o sigues esperando?

Si quieres te lo pregunto como se lo preguntaría a un amigo: ¿le vas a echar pelotas o qué?

Como tú y yo (todavía) no somos amigos voy a decírtelo de un modo más políticamente correcto: si tienes un proyecto web en mente, la primera cuestión a la que debes responder es:  “¿De verdad estoy dispuesto a ponerlo en marcha?”

proyecto web

En la agencia nos encontramos a menudo con personas que creen en su proyecto y que aparentemente piensan en ello 25 horas al día pero, ¿por qué nunca terminan de arrancar? ¿Por qué siempre hay algo que retrasa el lanzamiento? Y lo que es aun peor ¿por qué cuando por fin se deciden piden opinión a todo el mundo antes de tomar cualquier decisión?

Ten esto en cuenta: el emprendedor eres tú, no tu primo ni tu mujer/marido, ni mucho menos tu cuñado…

Si vas a pedir consejos, trata de pedírselo a personas que tengan una opinión fundada en la materia y puedan aportar valor a tu idea.

 

Ojo, no confundir determinación con inconsciencia

Todo emprendedor que se precie debe tener una virtud que destaca sobre las demás: seguridad en sí mismo. Tener la determinación suficiente como para llevar a cabo una idea contra viento y marea. No se trata de tirarse a la piscina sin más, pero si pasas demasiado tiempo dándole vueltas tu idea perderá frescura y, poco a poco, tú también irás perdiendo las ganas.

Te contaré un secreto:  las buenas ideas que pasan por muchas manos se convierten en “más de lo mismo”. Y ya que parece que poco a poco nos vamos haciendo más amigos, te contaré otro: es muy posible que esas personas a las que pides consejo no tengan ganas de que tu proyecto triunfe.

Las buenas ideas que pasan por muchas manos se convierten en “más de lo mismo”

Si te ves reflejado en este artículo, tranquilo, no pretendo criticarte gratuitamente, sino darte ánimo y sobre todo hacerte reaccionar.
Las buenas ideas son buenas ideas y punto. Desde luego todo es matizable, pero por eso mismo un proyecto web se estructura en fases, para rectificar cuando nos equivocamos y seguir trabajando en ello hasta encontrar la fórmula adecuada.

Poner tu proyecto en marcha no tiene porque suponer un todo o nada. No es como tirar una moneda al aire, y desde luego no debes permitir que se convierta en un o me forro o me arruino.
¿De qué tienes miedo?, ¿del fracaso? ¿Sabías que fracasar muchas veces es lo mejor que te puede pasar?

Bueno querido amigo, aquí termino mi artículo. Te prometo que no se lo he enseñado a mi cuñado para ver qué le parece. No me importa si le gusta o no, yo quería escribirlo y lo he hecho.

Ahora te toca a ti. ¿Nos vemos en Ensalza y nos cuentas tu idea? 😉

[Total:9    Promedio:4/5]
Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar