¡Hola!

Hoy voy a hablarte del servicio de mantenimiento web, y trataré de darte unas cuantas pistas para que sepas si es aconsejable que lo contrates o por el contrario no te hace falta.

Tengo muy claro que la palabra mantenimiento no le hace gracia a nadie, la reacción de mis clientes cuando la oyen suele ser más o menos así:

Aparecen los sudores fríos porque saben que viene de la mano de otra palabra que tiene aún menos gracia, en este caso se trata de un verbo: pagar.

Por eso es muy importante saber en qué consiste exactamente este servicio para que puedas tomar la decisión correcta. Porque como todo en la vida, no existe una única respuesta que sirva para todo el mundo.

¿Debo contratar siempre un servicio de mantenimiento web?

Pues no. En los (muchos) años de experiencia en Ensalza he visto de todo, y por desgracia me he encontrado con muchos clientes que llevaban años pagando una cuota mensual y no tenían ni idea de en qué consistía el servicio que habían contratado. Y lo peor de todo es que su web estaba en un estado lamentable. Esta es la consecuencia de no saber lo que contratas, que no puedes reclamar que se haga bien…

Exige que te expliquen claramente en qué consiste y por favor, pon de tu parte para entenderlo.

¿Debo pasar del mantenimiento web y no contratarlo nunca?

Pues tampoco. Pasar por completo del mantenimiento de tu web para ahorrar (un verbo mucho más bonito) te puede salir muy caro.

Te pongas como te pongas, tu página web necesita un mantenimiento, así que si decides no contratar este servicio a un tercero deberás encargarte tú de ello.

Si no sabes lo que estás contratando nunca podrás exigir que se haga bien... #cuidao Clic para tuitear

 

Así que después de esta introducción, empecemos por el principio:

¿En qué consiste un mantenimiento web?

Un mantenimiento web, bajo mi punto de vista implica únicamente labores técnicas destinadas a que la web funcione correctamente. 

Una de las acepciones de la RAE define mantenimiento como:

Conjunto de operaciones y cuidados necesarios para que instalaciones, edificios, industrias, etc., puedan seguir funcionando adecuadamente.

Y en esta definición “etc” es igual a web. 

Ya, ya, ya… Sé que esta definición te deja frío, pero si te pongo la primera que viene en la RAE te caes de culo: “Acción y efecto de mantener o mantenerse”.

Pero bueno cualquiera de las dos definiciones me ayudan a dejar claro que un mantenimiento web no incluye labores de redacción de textos, retocar imágenes, hacer labores SEO o cualquier otra cosa que se te ocurra.

Muy a mi pesar un mantenimiento web es algo parecido a un seguro, y mira que me jode, porque no tengo buenas experiencias con las aseguradoras, pero su objetivo es que todo esté bien.

La diferencia principal es que mientras un seguro entra a jugar cuando algo malo ha pasado, un buen mantenimiento web  también actúa de escudo para evitar que pase.

Tomemos como ejemplo la plataforma más extendida: WordPress. Una labor de mantenimiento suele consistir en mantener actualizada la propia versión de WordPress, la plantilla y todos los plugins que tengas instalados así como protegerte contra los ataques que pueda sufrir (que los tendrá).

Si no realizas periódicamente estas actualizaciones es muy posible que tu web empiece a comportarse de un modo “raruno”. Pero más allá de eso, el principal problema de una web desactualizada es la seguridad, o mejor dicho, la falta de seguridad.

Además de estas medidas preventivas, la empresa que se encargue del mantenimiento debe ocuparse de solucionar los problemas que ocasione un ataque o una incidencia técnica y de restaurar una versión anterior de la base de datos en los casos más extremos.

Así pues, conviene contratar un mantenimiento por protección, pero ¿son tan habituales los ataques de seguridad a WordPress?

Pues sí, recordemos que se trata de la plataforma más utilizada y por lo tanto la pasa lo mismo que a los famosos, solo que en lugar de paparazzis tienen hackers rebuscando en su basura…

Pero es que tienes que comprender a los pobres hackers, ¡es su oportunidad de tener su momento de gloria!. Estos piratas tienen especial interés en demostrarle al mundo de lo que son capaces, no te imaginas lo bien que queda en su currículum:

  • Nivel de inglés: Medio
  • Informática: Paquete Office nivel avanzado, Ensamblador, Visual Basic, Pascal, Pascal FC, C, C++, JAVA, .NET, HTML, JavaScript, ASP, JSP, PHP, XML, XSLT, J2EE, AJAX , Axis,xfire, jabx , Api Rest y Action Script.
  • Otros datos de interés: Reviento WordPress desactualizados en 10 minutos.

Resumiendo, el mantenimiento se contrata por tranquilidad.

¿Puedo hacer yo mismo el mantenimiento de mi web?

La respuesta, en el 90% de los casos es:

El 10% restante más o menos se corresponde con proyectos en los que alguna funcionalidad ha sido desarrollada a medida, y esto suele dificultar trabajar con ella sin tener los conocimiento suficientes.

Si tú estás dentro de ese 90%, lo primero que tienes que pensar es que una cosa es que puedas hacerlo y otra bien distinta es que siempre sea fácil… te voy a hacer unas cuantas preguntas para ayudarte a ser sincero contigo mismo:

1- ¿Eres manitas o manazas?

Haz un ejercicio de sinceridad… que puedas hacerlo tú mismo no significa que todo sea “aceptar y siguiente”.

Tienes que ser consciente de que muchas veces te va a tocar investigar un poco y sobreponerte a dificultades, si no destacas resolviendo problemas piénsate muy mucho encargarte de esto.

2- ¿Te gusta cocinar o sólo disfrutas comiendo?

Si eres de esas personas que disfrutan del camino y les encanta superar retos podrás encargarte del mantenimiento de tu página sin problemas. Si por el contrario te pone nervioso no llegar pronto al objetivo te recomiendo que delegues esta tarea.

3- En NETFLIX, ¿pasas al siguiente episodio a mano o esperas a que salte solo?

Si eres de los que esperan la reproducción automática porque les da pereza buscar el mando no lo dudes, contrata el mantenimiento de tu web a otro.

4- ¿Lavas el coche a chorro o lo metes en el lavado automático?

Si no te importa mojarte y frotas con esmero en lugares imperceptibles para el ojo humano estás preparado para tener tu web limpia como una patena.

En cambio, si piensas que para eso están las máquinas y que a ti nunca te queda igual de limpio por mucho que frotes, contrata el servicio a profesionales.

5- ¿Cuántas alarmas te pones para despertarte?

Si con una te basta, e incluso hay mañanas que te despiertas antes de que suene no cabe duda, estás muy seguro de ti mismo y puedes con todo. Una mañana de estas cuando te sobre el tiempo, inventa el verbo automantener y automantén tu web.

Si en cambio te pasa como a mí y te sigue costando un infierno levantarte aunque te pongas 4 alarmas diferentes con un lapso de 4 minutos entre ellas no te la juegues, no puedes fiarte mucho de ti.

6- Cuando viajas con coche, ¿te acuerdas de coger las llaves de repuesto?

Si pasas de esto eres un temerario, vas a pecho descubierto por la vida y no le tienes miedo a nada (supongo que porque nunca has sufrido el marrón de perderlas) no contrates mantenimiento, ¡valiente!.

En cambio si tienes en cuenta estos detalles es porque te preocupa la seguridad, cúbrete las espaldas y contrata este servicio.

Espero que estas preguntas te hayan hecho reflexionar un pelín, porque no se trata de si eres capaz de hacerlo o no. No tengo duda que eres muy capaz, la pregunta es ¿tiene sentido que te encargues tú?

Dime a qué te dedicas y te diré si debes mantener tu web tú mismo

Como conclusión final, si me lo permites te daré un último consejo. Para decidir si debes contratar este servicio a un tercero o si por el contrario debes hacerlo tú mismo, piensa en tu trabajo diario.

Opción A :

Tu actividad diaria gira entorno a tu web, blog o tienda online. Deberías plantearte seriamente aprender a hacer las labores de mantenimiento por ti mismo siempre que el tiempo te lo permita.

En primer lugar porque vives o tratas de vivir de ello, así que cuanto más sepas mucho mejor. En segundo lugar porque ahorrarás dinero, y en tercer lugar porque estarás delante de tu web habitualmente, así que te darás cuenta enseguida si hay actualizaciones pendientes o si algo no funciona como debería.

Opción B:

Evidentemente tienes página web (solo faltaba), pero tu negocio no gira entorno a ella. Si tienes una empresa asentada que desarrolla su actividad principalmente offline, no creo que quieras invertir tiempo en aprender a hacer estas labores. Si tratas de ahorrarte el dinero que cuesta un mantenimiento deberías plantearte muchas cosas…

Y aquí termino, espero haber aclarado alguna duda, pero sobre todo espero que tras leer esta artículo tengas muy claro que un buen mantenimiento de tu página web es más importante de lo que parece.

¡Hasta la próxima!

Hola, soy David! Socio fundador de Ensalza, Director de Marketing y un tío feliz. No me considero experto en nada, pero sí muy curioso y con ganas de seguir aprendiendo.

En mis artículos me muestro tal y como soy, no me gusta aparentar y mucho menos aburrir a las ovejas hablando de cosas muy técnicas.

Siempre que puedo uso el humor en mis post, así me puedo desahogar y repartir un poco de cera sin que nadie se enfade...

[Total:2    Promedio:5/5]
Share This