Aunque no sea Halloween, hoy vengo con una historia terrorífica: ese terrible momento en el que te das cuenta de que tu página web se ha caído y no responde.

Mi web se ha caído

¿Qué hago? ¿A quién llamo? ¿Cómo lo arreglo? ¿Prendo fuego a la casa y salgo haciendo la croqueta? Tranquilo que en el post de hoy te cuento cuál es, para mi, el mejor protocolo que puedes seguir cuando tu página web se ha caído.

No entres en pánico: recopila información sobre la caída

Antes de entrar en materia, un consejo: relax, no entres en pánico. Ya sé que tu web es lo más importante del mundo ahora mismo, pero no somos Amazon para que la caída nos suponga pérdidas millonarias.

De hecho, aunque sí que fueras Amazon tampoco te iba a ayudar de mucho entrar en pánico. Va a ser mucho más productivo que intentes acotar el problema para ver su gravedad e intentar resolverlo lo antes posible.

¿Tu web se ha caído? Paso 1: no entres en pánico y recopila información sobre lo que ha pasado Clic para tuitear

Ahora sí, vamos con las preguntas clásicas:

Borra la caché

Empiezo por la más mítica de todas, la que cualquier desarrollador web te ha hecho alguna vez: ¿has borrado la caché?

  • La cafetera no funciona.
  • ¿Has borrado la caché?
  • Tú eres el nuevo desarrollador web, ¿verdad?

Puede sonar a broma, pero nuestra obsesión por la caché está fundamentada: creo que más del 50% de las veces un problema web se ha solucionado con un simple borrado de caché. Tal vez se haya quedado guardada en tu navegador una copia antigua del algún fichero o que por algún micro-corte de la conexión algo no haya cargado como debiera. Pero un cntrl+F5 es milagroso.

Porque, ¿tienes conexión a internet verdad? No quiero añadirlo como un punto más, pero deberías comprobar que puedes navegar bien por otras páginas web, además de la tuya (sí, también me ha pasado)

Prueba otros ordenadores

Para descartar que se deba a alguna configuración de tu ordenador, prueba a entrar en tu web desde otro ordenador. Si no tienes uno a mano, intenta preguntarle a algún familiar o amigo para que haga la prueba.

Prueba otra conexión

Hay veces en que el problema se debe a la conexión a internet. Bien por un corte o por alguna incidencia del proveedor de servicios.

Recuerdo que en una ocasión, todas las webs que teníamos alojadas en un proveedor “se cayeron”. Tirando del hilo descubrimos que en realidad no estaban caídas, solamente eran inaccesibles desde conexiones de Movistar por un problema en sus servidores.

Una forma rápida de comprobar esto es entrando a la web desde el móvil, pero quitando la conexión Wifi y entrando con datos. Así estarás comprobando la conectividad desde 2 conexiones diferentes.

Haz memoria sobre la actividad reciente

Si no hay un problema de conectividad o servidores, es poco probable que una web “se rompa” de la noche a la mañana por arte de magia. Intenta responder a algunas preguntas:

  • ¿Has tocado algo fuera de lo común últimamente?
  • Si tienes tu página web en WordPress, ¿has instalado algún plugin nuevo?
  • ¿Alguien más tiene acceso a tu web? Pregúntale también a ellos.

Si todavía sigue fallando, recoge toda esa información (sobre todo lo último que has estado haciendo en la página web) y sigamos al próximo paso.

Respira hondo: ¿Qué tipo de error tiene tu web?

Ahora que ya sabemos que el problema no te pasa solamente a ti, necesitas acotar un poco más qué le pasa exactamente a tu web para poder diagnosticar el problema lo antes posible.

En términos médicos de andar por casa, la frase “la web no funciona” es el equivalente al “doctor, me duele”. Sí, el médico podrá hacerte preguntas e ir descartando posibles problemas. Pero si ya vas con el trabajo adelantado seguramente consigas tener una solución mucho antes.

Además, si te volviera a pasar el mismo problema tendrías alguna pista de cómo solucionarlo de una manera muchísimo más rápida que la primera vez.

Respira hondo y vamos a ver los errores más típicos que te puedes encontrar cuando tu web se ha caído, para ver en cuál encaja:

Error 500

web caída: error 500

Este dramático mensaje informa de un error interno en el servidor. Aunque tiene varios posibles códigos, se suele generalizar como “error 500”.

 

Error 404

web caída: error 404

Por lo general, un error 404 no debería tomarse como una página web caída. La página carga pero, por alguna razón, la url en concreto que estás pidiendo parece que no existe. Aquí te cuenta Yanira algo más sobre qué es un error 404

Pantalla en blanco

En ocasiones, si tu WordPress está configurado para “silenciar” errores, ante un problema de la página web puede que te encuentres con una simple página en blanco. Este ya es un punto de partida para que el técnico pueda entrar a jugar y detectar el error.

Demasiadas redirecciones

web caída: demasiadas redirecciones

Otro típico, derivado de las urls o de la configuración de un dominio: un mensaje del navegador de que se han intentado demasiadas redirecciones y no se localiza el recurso solicitado.

Aquí las pistas deberían apuntar a quien haya tocado recientemente el dominio o a alguna redirección (por SEO, por la instalación de un certificado SSL o similar).

Error DNS

web caída: error DNS

Si te encuentras un mensaje como este, lo más probable es que haya ocurrido algún problema con el dominio principal de tu web: no está configurado correctamente, se ha modificado algo o incluso ha expirado sin que lo hayas vuelto a renovar.

Lentitud extrema

Como en el caso del 404, la lentitud extrema no es una web caída al 100%, pero sí puede generarte un malestar que debes solucionar cuanto antes.

3 sospechosos, ¿algún culpable en la sala?

Vamos avanzando y llegamos a la parte interesante. Recuerda que al principio del post solamente teníamos mucho miedo y un mensaje:

Mi web se ha caído. (cri, cri)

Que ahora hemos transformado en:

Mi web se ha caído. He probado a borrar la caché y también a intentar cargarla desde el móvil (con y sin wifi); pero nada, que sigue fallando. Siempre me sale un error que dice: Too Many Redirects.  No hemos tocado nada nuevo, salvo colgar las dos últimas noticias en el blog y subir un par de imágenes. Mira, te adjunto un par de pantallazos para que lo puedas revisar.

Ahora ya solo nos queda saber a quién preguntarle.

En todo desarrollo web “decente” debería haber tres piezas clave:

  1. La parte de desarrollo, que engloba las fases de diseño web y desarrollo de las que ya os hablé en este post sobre agencias web. En principio, el trabajo del equipo de desarrollo termina con la puesta en producción.
  2. El responsable del mantenimiento, para todo aquello que ocurre después de la puesta en producción. Aquí entran en juego factores de seguridad web, actualizaciones y revisiones periódicas. Vamos, lo que viene siendo no abandonar tu proyecto a su (mala) suerte.
  3. Los proveedores técnicos, encargados de los temas de dominios y el alojamiento web.

A mi puzzle le faltan piezas, ¿qué puedo hacer?

Vale, puede que en tu caso varias piezas (o todas) sean la misma persona. O que tengas más piezas aún (tener el dominio y el hosting en distintos proveedores es algo habitual). O incluso que todas las piezas deriven en ti, si te has marcado un Juan Palomo.

Lo importante no es que tengas exactamente 3 piezas, sino que sepas quién tiene la responsabilidad de cada problema. Si has decidido has decidido hacer tu web gratis o estás muy loco y has decidido eliminar el mantenimiento de tu proyecto, se empiezan a reducir los posibles responsables del problema.

¿A quién deberías avisar primero de la caída de tu web?

Ya sabemos qué le pasa a la web y empezamos a intuir quién es quién en el proyecto pero… ¿a quién avisamos primero? El orden de prioridad que deberías seguir es el siguiente:

  1. Mantenimiento
  2. Hosting
  3. Desarrollo

Sí, el encargado del mantenimiento de tu web debería ser el primero en enterarse del problema; de hecho, si el error es muy grave seguramente ya se haya percatado del asunto. Y de ahí, en caso de ser un tema técnico, deberías saltar al proveedor de hosting.

En muchísimas ocasiones se invierte el proceso y primero se avisa al desarrollador (sobre todo si nadie lleva el mantenimiento del proyecto). Si ya ha pasado algún tiempo desde la puesta en producción y la web ha estado estable hasta ahora, no es habitual que la agencia de desarrollo sea el responsable de la caída.

Seguramente podrá ayudarte, e incluso restaurar una copia de seguridad de cuando la web se puso en producción (a modo de garantía de su trabajo). Pero lo habitual será que tenga que pasarte presupuesto para este tipo de trabajos extra.

Con toda la información que hemos recopilado, el encargado del mantenimiento de tu página web podrá empezar a a revisar el caso para intentar solucionarlo lo antes posible. 

Aquí entra el último consejo: paciencia. Tú ya has avanzado todo lo posible en el diagnóstico y ahora queda la solución. Seguro que el técnico sabe la importancia de tu página web para el negocio. Creo que es científicamente improbable pensar que presionándole se va a encontrar una mejor solución.

**********************

Moraleja: eliminar el mantenimiento web de tu ecuación te puede traer disgustos en forma de caídas, gastos inesperados o una mezcla de los dos. Por tu bien, no lo hagas.

Moraleja 2: nunca descuides las copias de seguridad de tu página web. Cuanto mejor las tengas, menos las necesitarás. Un buen proveedor de hosting debería ayudarte con esto.

¿Qué te ha parecido el post de hoy? ¿Eres de los insensatos que dejan los proyectos sin mantenimiento? ¿Tienes alguna terrorífica anécdota con una web caída que contar? Como siempre, soy todo ojos a los comentarios.

¡Hola! Soy Santy. Analista de desarrollo y marketing online en Ensalza. Por aquí seguramente me veáis hablando de desarrollo web, Google Adwords, de emprendedores y de productividad, principalmente.

Soy zurdo, (muy) cabezota, omnívoro, ingenier-[o/ucho/ito] informático y marketero,así de raro.

[Total:2    Promedio:5/5]
Share This