Hola, hoy voy a escribir sobre vender, porque de esto va la película cuando montas tu propio negocio, no te hagas líos.

Está muy bien hablar de SEO y de plugins, trabajar las palabras clave de tus artículos y la intención de búsqueda del usuario, tener en cuenta el mobile first indexing, dominar el inbound marketing, desarrollar tu buyer persona, el chiniwini, el chiniminiwini y todas las palabras modernas que quieras… Si no vendes tendrás que cerrar tu negocio y buscarte la vida, así que céntrate colega.

Pero claro, una cosa es vender y otra muy distinta vender a toda costa… ¿crees que todo vale?
[OJO SPOILER]

Yo no.

Me debo estar haciendo mayor porque no entiendo nada…

Vender mucho estás bien, pero es mejor bender bien

Parece que hoy es un pecado ofrecer servicios como un profesional y cobrar por ello. No sé, parece que si haces esto no eres lo suficientemente moderno, ahora lo que se lleva es ayudar. Eso sí, ayudar cobrando… jeje

Seguro que has visto más de un profesional vendiendo con enunciados de este estilo:

“Ayudo a empresas como la tuya a bla bla bla”

“Te ayudo a lograr tus objetivos trazando un bli bli bli”

Y ya lo que me parece la hostia es cobrar por acompañar…

“Te acompaño en tu camino al blublublu para que juntos encontremos ble ble ble”

¿Pero qué me estás contando?, ¿cómo que me cobras por acompañarme para que juntos encontremos algo…? Lo que te digo, no entiendo nada.

Tratando de buscarle una explicación a esta tendencia más allá de la propia moda y de la falta de originalidad del personal he llegado a una teoría.

Creo que ofrecer tus servicios de este modo te exonera de responsabilidad si la cosa no sale bien. Supongo que estos “profesionales” siempre podrán decirle a su cliente: yo no te dije que conseguiría un buen resultado, te dije que te ayudaría a lograrlo pero claro, si tú haces las cosas mal es imposible…

Con esta explicación entiendo (pero no comparto) que alguien ofrezca así su servicio, lo que no entiendo es que alguien lo compre.

Podríamos vender cuatro veces más de lo que vendemos


Este titular, que así leído parece una fanfarronería más, te prometo que es 100% real. Por suerte, y porque algo estaremos haciendo bien supongo, nos llegan muchas solicitudes de presupuesto a través de nuestra web y la gran mayoría de estos contactos no terminan convirtiéndose en cliente.

¿Por qué?

En ocasiones es por precio (y esto es un tema para otro post), el cliente tiene pensado gastarse menos dinero y no llegamos a un acuerdo, pero la mayoría de las veces no es ese el motivo.

Es imposible generalizar porque cada caso es único y tiene sus propias peculiaridades, pero de lo que estamos seguros es de que podríamos tener muchísimos más clientes renunciando a nuestros principios y ofreciendo un servicio “para salir del paso”.

El problema es que a nosotros eso no nos sale… no sabríamos cómo justificar cobrar dinero por ayudar, y mucho menos por acompañar a alguien en el “intento” de hacer algo. Madre mía, ¡es que me cuesta hasta escribirlo!.

Debemos ser la empresa menos moderna del mundo, pero cobramos por lo que se ha cobrado toda la vida: POR TRABAJAR.

En Ensalza estamos acostumbrados a involucrarnos por completo en los proyectos de nuestros clientes y asumimos la responsabilidad que conlleva venderse como un profesional. Si en nuestra web decimos que sabemos hacer algo es porque sabemos hacerlo, y si no somos expertos en algo pues no lo ofrecemos como servicio, así de simple.

Esto que parece tan sencillo y evidente es algo que echo mucho de menos en estos profesionales a los que a partir de ahora llamaré “Ayudadores” o “Acompañadores”, según me dé…

Somos una empresa muy anticuada... ¡cobramos por trabajar! Clic para tuitear

Por este motivo no hacemos muchos más proyectos, ni vendemos humo ni nos planteamos hacernos ricos en dos años. Por eso mismo tampoco aceptamos proyectos que no estén completamente claros ni, con todo el respeto del mundo, clientes que no tengan ni idea de lo que están contratando.

Porque preferimos vender bien a vender mucho.

Conclusión

Hace unos días nos encontramos con un caso que no sé ni como denominar… le llamaremos apropiación indebida.

Alguien de nuestra competencia a quien prefiero no citar para no hacer publicidad gratis, publicó en su portfolio un trabajo realizado por nosotros. Flipante ¿verdad?

Se trata de la página web de un cliente nuestro que previamente había pasado por sus manos, pero recibió un servicio tan lamentable que tuvo que buscar otro proveedor, y así nos conoció a nosotros. Hicimos su web y encima él se la apropia… madre mía.

De ahí saqué la idea para este post, porque estoy convencido de que este competidor vende muchísimo más que nosotros, probablemente multiplica por 4 nuestras ventas, pero para mi gusto vende mal. Muy pero que muy mal.

En Ensalza gritamos a los cuatro vientos que somos profesionales del diseño web, y por lo tanto entendemos perfectamente que nuestro cliente nos exija un diseño web profesional. No huimos cuando la cosa se complica ni desaparecemos del mapa cuando el trabajo deja de ser fácil. Eso sí, tampoco tenemos los precios más baratos. Obvio.

Y como conclusión final, para dar un poco más de cera a nuestros amigos los ayudadores… ¿te imaginas a una empresa de ropa de abrigo usando su método?

“Este abrigo ayuda a personas como tú a lograr su objetivo de intentar pasar menos frío”

Lo que hay que ver… un abrazo ensalzero  😉

Hola, soy David! Socio fundador de Ensalza, Director de Marketing y un tío feliz. No me considero experto en nada, pero sí muy curioso y con ganas de seguir aprendiendo.

En mis artículos me muestro tal y como soy, no me gusta aparentar y mucho menos aburrir a las ovejas hablando de cosas muy técnicas.

Siempre que puedo uso el humor en mis post, así me puedo desahogar y repartir un poco de cera sin que nadie se enfade...

[Total:1    Promedio:5/5]
Share This