Beneficios (o no) de ser emprendedor

Me han pedido que imparta una charla de motivación para los jóvenes del instituto al que yo fui. Han considerado que puedo ser un buen ejemplo (aunque eso es porque no me han visto un sábado por la noche).

Hablando en serio, la cosa está mal en España y conseguir trabajo se ha convertido en un trabajo en sí mismo. Tienes que dedicar jornadas enteras a su búsqueda y para colmo, las ofertas que se reciben son en muchos casos abusivas  y te piden de todo: 3 master, 4 idiomas, carnet de conducir A, B y C. Guapo, simpático, puntual, ordenado y que trabaje en equipo: 600€. Y lo más triste es que parece que “es lo que hay” y tienes que estar agradecido.

No puedo cambiar las cosas (ojalá), pero sí intentaré sacar de ellos todo lo bueno que seguro que tienen y que muchas veces guardan para sí mismos.
Los que tienen un don, o algo que se les da especialmente bien, tienen que exprimirlo al máximo y ver cómo se puede sacar fruto de ello. Hay muchos huecos en el mercado, y cuando algo te gusta y te motiva, se ve a la hora de trabajar y tus clientes lo notarán.

¿Cuál es el siguiente paso?

El problema está en aquellos que, o bien tienen un don escueto o bien son muy estándar y no destacan muchísimo (como yo). Esto lleva un plus pero se puede conseguir, y si ves que tú solo no puedes, ¡únete! Tal vez entre varios forméis un buen equipo de trabajo en el que cada uno aporte lo mejor de sí mismo.

A veces la palabra empresario puede sonar grande  (te imaginas a un tipo trajeado, con su puro, su copa de coñac y un fajo de billetes en el bolsillo enganchados con una pinza de oro). Pero la verdad es que muchos de ellos empezaron de la nada y no son más que tú (vale, luego están los que vienen forrados de serie pero eso ya es otra historia).

Puede que antes sea más correcto usar la palabra emprendedor. Eso es lo que tenéis que hacer, comenzar algo (pero con cabeza).  Lanzarse es complicado, pero si no lo intentáis nunca sabréis qué hubiera pasado.

Lo que sí os digo es que hagáis las cosas bien. Podéis montar muchas cosas, pero si no lo hacéis correctamente, acabarán cayendo. Buscar una motivación, pensar qué podéis hacer, vender, ofrecer… Estudiar la competencia y ver en qué podéis superarles (ya sabéis, nadie es perfecto). Y sobre todo mantener las ganas y la ilusión.

Os animo no sólo a intentarlo, si no a conseguirlo.

¿Quieres saber cómo fue mi experiencia post-ponencia?

CEO y socio fundador de Ensalza. Papá y enamorado de las rutas por la montaña. Soy el que va a coger el teléfono si nos llamas y me encargo de todo el papeleo y millones de historias más en Ensalza.

He recorrido más de medio mundo con mi cámara de fotos buscando las mejores imágenes para canal de Youtube.

[Total:9    Promedio:4/5]
Share This