¡Hola muy buenas!, hoy no encontrarás a un ensalzero escribiendo en nuestro blog, pero no te pongas triste porque a lo mejor sales ganando! jeje.

Hoy colabora en el blog de Ensalza nuestro amigo Jose Luis Ghiloni:

Consultor SEO, SEM y SM y CEO de SeoUp y sdeseo.

Una persona inquieta y currante, de esos que antes de decir que no saben hacer algo se exprimen la cabeza y se esfuerzan en aprenderlo para poder ir a por ello. (Él mismo se define como cabezón a más no poder…)

Pero aunque estos pueden ser motivos más que suficientes para invitarle a escribir en nuestro blog, no está aquí escribiendo por eso…

Está en nuestro blog por diferente. Porque por desgracia, cada día resulta más difícil encontrar buena gente ¡y por Internet ya ni te cuento!.

 

Si nos sigues habitualmente sabrás que nos gusta definirnos como una agencia diferente, y por eso nos gusta rodearnos de personas que también tienen un puntito fuera de lo común.

Buen profesional sí, pero sobre todo un tío majíiiiiiiiiiiisimo de los que gusta tener cerca.

Te dejamos con él:

Hola a tod@s!

Lo típico de estas entradillas colaboradoras que suelo leer en muchos artículos donde quien escribe es un invitado es agradecer la invitación haciendo la rosca a diestro y siniestro al CEO del blog anfitrión… ¡pues no!, en este caso prefiero quedar con él y tomarme unas cañas.

Pero como bien comentaba mi amigo David en la presentación de este artículo, “Al menda Lerenda”, osea a un servidor, últimamente le gusta darle un toque picaresco y algo deslenguado a los artículos que hago, por eso dice lo de “diferente”.

Digamos que me he cansado de crear artículos como los que hacía y que cualquiera puede leer en cualquier blog, para hacerlos con un toque Gamberril. Y como de gamberros va la cosa, y en ocasiones me gusta llevar la contraria, hoy voy a ser un poquito gamberro en el blog de mi amiguete.

David macho!!… Espero que confíes en mí y por si acaso cógete una silla para que te pille sentado, ya que me voy a aprovechar “de lo lindo” de tu confianza y agarrarme a un clavo ardiendo a eso que me dijiste de que podía expresarme libremente en el post, y que no ibas a cambiar ni una coma… ¡Agárrate que vienen curvas!  😉

Pon un Paco en tu vida

Un Paco pa tó - de Jose Luis Ghiloni

Si hay algo que me llama la atención de la actualidad en la que vivimos es que nos vemos sufriendo grandes cambios y transformaciones en todos los sectores. Sin lugar a duda hemos pasado por épocas variopintas, yo creo que si sufro una más mi cuerpo no me dará de sí, ya que me acojo a las modas como una lapa a una roca marina.

Sin embargo ahora nos encontramos en la época del “multi”. Si, si, tal cual suena. Pues bien, increíble pero cierto, nos encontramos en la época del “multi”, todo es “multi”, hasta yo soy “multiempleado”, no es que no haya trabajo, es que ¡los tengo yo todos!… especializado en ninguno pero sé de todo lo habido y por haber.

Evidentemente no pienses que mi jefe me premia por ello, todo lo contrario, me veo realizando multitud de labores que en un principio ni me correspondía y con el mismo sueldo mediocre, sí señor, toda una suerte.

Pues bien, ahora es esto lo que se nos ofrece por todos lados, empresas que se dedican a persuadirnos con sus buenas dotes publicitarias sobre todas las cosas habidas y por haber de las que son capaces. Y nosotros, que en la mayoría nos encanta que “nos coman la oreja”, solemos caer en picado en sus redes recurriendo a esos servicios que tan bien nos han sabido mostrar enmelándonoslo todo, vamos… cual Hansel y Gretel tirados de cabeza ante esa casa de chocolate, cuya vieja y bruja arpía custodiaba impaciente ante la llegada de su víctima perfecta.

No quiero demorarme en esto, que al fin y al cabo, todos alguna vez en nuestra vida hemos sido víctima de tales redes entramadas de control del usuario, cual bichejo atrapado en tela de araña. ¿Pero acaso no es hora de que nos paremos a pensar?, si… lo sé, tiempo tenemos poco, pero deberíamos de meditar un poco en todo ello.

Focalizando el asunto a las agencias de marketing digital

Como te indicaba anteriormente, toda empresa hoy en día tienden a persuadirnos con sus buenas dotes publicitarias y las que se dedican al marketing en internet no iban a ser menos.

¿Qué pueden ofrecerme esas agencias de marketing online que me quieren convencer con que me lo hacen todo? ¡Vamos que no necesitan gente cualificada para hacerlo!, sino que todo lo contrario, nos solucionan ellos mismos todos los problemas.

Sinceramente pienso (a  veces lo hago aunque resulte extraño) que detrás de todo este misterio de aquellos que me ofrecen tantos servicios , se encuentra una entramada red de diminutos chinos, trabajando a destajo, cada uno fabricado y perfeccionado para la labor que le han encomendado, vamos como si fuesen minirobots de alta tecnología. Pero  lo cierto es que esto no siempre es así, la realidad es mucho más diferente. Siento descubriros que la realidad de la mayor parte de estas susodichas agencias de marketing digital es que detrás de este servicio se encuentra un equipo de una o a lo sumo dos personas con ideas generales de todo, pero sin perfeccionamiento en nada en concreto. Lo cual nos hace ahora pensar en que si realmente nos podrá hacer el trabajo tan perfecto como el que se nos ha prometido, ignorantes nosotros en cuestiones relacionadas con las webs.

Desde pequeño, como la mayoría de los niños de mi generación, nos vimos afectados con esa serie de Érase una vez el hombre, no sé si la recordáis. Aquella en donde un viejo con barbas blancas y una gran “napia”, nos explicaba acompañado de glóbulos blancos, rojos, leucocitos, aminoácidos y todo lo un elenco de proteínas cómo funciona nuestro cuerpo. Pues bien, como todo mecanismo que se precie, cada uno de los elementos que conformaban ese cuerpo humano tenía una función y la desarrollaba a la perfección, a veces solos y otras en equipo, pero sin mezclar sus funciones.

Imagen de: yofuiaegb.com

Podéis imaginaros cuál fue mi sorpresa cuando descubrí que no siempre detrás de las agencias de marketing online se encuentran personas especializadas en el sector, sino que a veces el mismo personaje hace todas las labores, labores en las que no siempre se está cualificado, por lo que te sugiero que te alejes de todo aquel susodicho que dice ser mucho y luego no es nada.

Jose Luis Ghiloni: ¿Aparentar?, aléjate de quien dice ser mucho y luego no es nada Clic para tuitear

Aunque también tienes otra posibilidad… no prestar atención a tu negocio y dejar que fracase estrepitosamente como te contaron mis amigos de Ensalza en este mismo blog: Tu proyecto Web puede fracasar

Argucias variopintas del tito Paco-mé

Tenemos un negocio pero no tenemos ni idea de cómo lanzarlo en Internet para conseguir más clientes, oye que a todos nos gusta la fama. El caso es que llegas por arte de magia a una web donde te ofrecen todos  estos servicios y acabas contratando lo que te ofertan, ya que te lo venden como el lanzamiento perfecto para tu empresa en Internet.

Te engatusan con que te lo llevan todo y uno se deja llevar, con lo que nos gusta hacerlo, lo dejamos todo todito en sus manos y nos relajamos hasta el punto de no ser conscientes de lo que hacemos. ¿Pero qué pasa con esos profesionales del sector? ¿Para qué demonios han estudiado si ahora cualquiera ofrece los servicios sin ser especializado en la materia?

Os propongo una comparación, odiosa, pero al fin y al cabo muy explícita…

Imaginaros que es un día de jornada laboral normal y corriente como cualquier otro y antes de entrar en nuestro trabajo nos disponemos a ir a nuestro lugar preferido para desayunar. En este caso es como si la limpiadora de ese bareto donde desayuno todos los días, además de dejarme el retrete de lo más limpio y perfumado y echarme una mirada asesina como las de Medusa cuando me dispongo a entrar en el local y ha fregado el suelo, fuese la misma señora que viene a servirme la tostá con manteca colorá con zurrapa…

Siento la comparación, si poseéis una mente creativa seguro que os ha costado superar esa imagen tan desagradable, pero no es ni más ni menos que lo mismo que nos ofrecen estas susodichas agencias de marketing online donde una sola persona hace todas las labores sin saber.

¿Qué pensaríamos entonces si viésemos aparecer a la Trini con la fregona en una mano y con la bandeja a rebosar con nuestro desayuno?

Vamos esto es un chollo, es lo que pensé ipso facto… una empresa de marketing online que me ofrece los mismos servicios que otras pero por mucho menos coste de lo habitual, pero ¿dónde está la trampa a todo esto? ¿En algún momento estamos siendo víctima de una especie de fraude? Esto tiene que acabar haciendo más agua que un botijo de barro, es lo que pensé al momento. Esto debe de ser como comer yogures de marca blanca, que uno no le encuentra ni los tropezones de fruta, por mucho que te garanticen en la tapa que están repletos por kiwi, muesli variado y pasas… ¡Y una leche!

Me ahorro pasta y además me río de tu jeta: ¡craso error!

No somos críticos con lo que tenemos que serlo, evidentemente nos encanta criticar a la vecina de al lado, a mí el primero, pero eso no cuenta, en ese saco andamos todos metidos, el que más y el que menos.

Sin embargo nos encanta conseguir cosas por menos dinero sin pensar en la calidad de lo que estamos contratando, ni siquiera nos lo planteamos vaya, solo pensamos en que va a salir más rentable y vamos a tiro hecho. Pero es que encima somos tan absurdos que nos regodeamos del buen precio que hemos conseguido en algo, sobre todo cuando se trata de rivalizar con ese amigo más molesto que un grano en el culo, siempre queremos estar por encima de él. Y lo triste del asunto es que hemos conseguido mejor precio pero peores resultados, pero ojo ¡que nos hemos ahorrado 10 euros eh! y eso ya es solo motivo para estar más feliz que una perdiz.

Si es que el ser humano nunca aprenderá. Una gran pena esto de no ser un poco más exigente con lo que queremos para nuestro negocio teniendo en cuenta que los proveedores son la clave del éxito. Exigir que se hagan las cosas en condiciones y que nos garanticen unos resultados óptimos es vital para el futuro de tu negocio o empresa. Por ello es conveniente saber en profundidad lo que hay detrás de lo que estamos contratando.

Hay empresas que siguen una máxima que es prefiero que me busquen por bueno que no por barato, es sin duda una de mis recomendaciones que deberíamos de tener todos en cuenta, recomendación que doy después de muchos palos ya en el lomo, es decir que vengo ya escaldao de estos casos.

Exigir que se hagan las cosas en condiciones y que nos garanticen unos resultados óptimos es vital para el futuro de tu negocio

¿No es más cierto que a base de hostias es como se aprende?, pues hala!… ahí van una retahíla de ellas para que espabiles 😉

Y como muestra un botón, os voy a contar la historia de un amigo…

Pues bien resulta que hace cuestión de un año mi amigo Andrés se convirtió en un autónomo más del mundillo, abrió un restaurante con servicio a domicilio de comida tipo “fast food”, de esa que los médicos intentan hacerles la guerra. Pues bien, el caso es que se disponía a lanzar su restaurante por la red de internet, ya que hasta ahora se había convertido en un lugar frecuentado solo por los del barrio, vamos que no venía ni el gato a verme.

Por pereza decidió indagar en esto que le habían comentado sobre las empresas de marketing online, para ver si le convenía que le llevaran todo el tema por internet, puesto que entre papas y hamburguesas, no tenía tiempo para andar por facebook, twiter, linkedin ni similares. Este pensó, bueno que mejor manera de tener éxito que contar con el apoyo de unos profesionales, iluso él.

En busca de ¡Súper Paco!

Andrés tardó tiempo en asimilar que a día de hoy a cualquier cosa se le llama ser profesional. Pues el caso es que un… llamémosle Paco “el coleguita de Andrés”, un tipo de lo más simpático que le atendió por email cuando este se puso en contacto con la agencia de marketing digital que el tal Paco regenta, le contó lo fácil que era todo, vamos que se lo pintó como si fuese esto una panacea.

Andrés no tenía que preocuparse de na de na, solo dejarles fotos, características de su restaurante, localización etc. y ya ellos, como si fuesen los propios dueños del restaurante o unos clientes asiduos hartos de comer en su bar, lo ponían en la web. ¡Oye tú!, que impresión la suya cuando le dio a Andrés por entrar a bichear la red en busca de su negocio. Increíble pero cierto, hay que estaba su local, a vistas del mayor escaparate del mundo, el Internet.

Mostrando su mejor cara para engatusar a los que osasen visitar dicha página en cuestión, que por cierto, no voy a mencionar porque no me gusta hablar mal de nadie. Bueno sí, pero solo de mi vecina la del quinto, que es para echarla, estamos proponiendo en las reuniones de la comunidad recoger firmas con tal fin.

La sorpresa de Andrés iba en aumento, su web cada vez era más visitada, el lanzamiento había sido magnífico, su restaurante de comida rápida había llegado a lo más alto del estrellato. Tal era la dimensión de aquello que empezó a recoger pedidos de comida que le llegaban desde la web y que debían de ser entregados en la Conchinchina, pedidos que evidentemente no podía atender, puesto que no poseía de un avión destinado para el reparto para que la comida llegase caliente.

Agradecimientos frustrados o al menos inesperados

Sin embargo, como en agradecido no le gana nadie y como dice el dicho “es de bien nacido ser agradecido”, Andrés se decidió a contactar de nuevo con Paco “el coleguita”, el mismo que anteriormente le había comunicado por email para contratar dichos servicios, porque ya se había convertido en medio de la familia.

Total, el caso es que to ignorante él, llamó para que le pasaran con el departamento de publicidad y marketing para darles la enhorabuena sobre cómo habían enfocado la presentación del anuncio de su garito en la web, cuál fue su sorpresa cuando le dice el tal Paco, “su coleguita nuevo”, que lo gestionaba él.

En un principio Ándrés se quedó un poco pillado pensando sobre como el mismo que revisaba los pedidos en la web, todas las cuestiones de administración y otros menesteres, era el mismo que tenían para gestionar la página. Este se quedó un tanto perplejo y al mismo tiempo pensativo llegando a la conclusión de que estarían un poco cortos de personal, pero aun así les dio un voto de confianza.

Ya que Andrés estaba hablando con “su coleguilla Paco”, le pidió que le pasaran con el community manager que gestionaba el boom publicitario que le habían dado a su negocio, y para que no dejase de caber en su asombro, Paco le contestó que también era él mismo el que se encargaba de eso.

Gracias a esa forma suya, heredada de su madre Matilda, de querer agradecerlo todo, Andrés acabó llegando a la conclusión de que en esta empresa todo o casi todo lo hacía Paco.

En pocas líneas, Paco estaba para todo, lo mismo para un roto que para un descosío. Así era Paco, más apañaete que un jarrillo de lata de los de toda la vida. A Paco lo llamaban para todo, Paco estaba “pa” community manager, “pa” comercial, “pa” colaborador, “pa” consultor, pa correspondencia y hasta Paco-mé cuando lo llamaba su mujer… era Paco mulifunciones.

A Andrés “su coleguita Paco” le pareció el chico tan majo que a punto estuvo de invitarlo a unas cañas. Fíjate si le gustó Paco que hasta lo deseó como cuñado, pero ¡Qué salado que es el Paco este que vale para todo!

Conclusiones: Más vale tarde que nunca

La experiencia fue bonita, Andrés ganó un amigo de por vida, pero también se quitó la venda de los ojos y empezó a desconfiar cuando le ofrecen tantas ventajas y tantos servicios sin asegurarse qué hay detrás de todo ello, ahora que anda espigao intenta corroborar si detrás de todo ello se encuentra un completo equipo formado por profesionales especializados en cada función.

Como no es oro todo lo que reluce, finalmente se dio cuenta de que Paco llegaba donde llegaba y ni era tan experto como prometía ser, ni estaba todo tan bien hecho como parecía en un principio.

Ahora mi amigo Andrés quiere gente que le pueda explicar claramente lo que está haciendo y porqué, y no un Paco detrás de todo con muy buenas palabras pero sin los conocimientos suficientes.


¿Qué, es diferente nuestro Jose o no…?

Ya te decíamos que no es fácil encontrar personas así, con un estilo tan personal y una forma tan suya de contar las cosas.

¡Un placer contar con él!

Por cierto, puedes encontrarle haciendo ruido por Twitter aquí: @JLGhiloni Así le encontramos nosotros y desde entonces se ha convertido en un fijo en nuestro TL 😉

[Total:11    Promedio:4.2/5]

Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar