¿Cuántas propuestas de diseño quieres?

Hola no hace falta que respondas a la pregunta, he comprobado que mis clientes siempre quieren muchas. Cuantas más mejor.

Supongo que esto viene de serie en la condición humana, todos queremos obtener más por menos y esto nos conduce a confundir cantidad con calidad.

Esta fea costumbre obliga a que los diseñadores tengamos que poner encima de la mesa muchas versiones diferentes para demostrar a nuestro cliente que hemos currado mucho en su proyecto y que nos hemos ganado cada céntimo que nos pagan.

Pues yo no trabajo así, yo te presentaré una única propuesta de diseño.

Pero voy a contarte el porqué, y te prometo que no es chulería ni porque me crea el mejor diseñador del mundo (que ya te digo yo que no lo soy). Yo trabajo así porque he comprobado que es mucho mejor para ambas partes.

propuestas de diseno ensalza jpg

Llevo muchos años en esto y he aprendido de mis errores. Cuando comencé presentaba muchas versiones diferentes para que mi cliente escogiera la que más le gustara… ¿crees que entonces hacía mejor trabajo que ahora?. Pues no.

Muchas opciones de diseño a elegir no es sinónimo de buen trabajo Clic para tuitearCon el corazón en la mano te digo que he presentado algunos diseños que viéndolos a día de hoy aún me hacen llorar.

Muchas veces porque mi cliente me lo pedía:

– «David, ¿podrías diseñarme una versión en naranja y rojo?, parecida a la versión 23 pero con los bordes negros de la versión 14… pero más gordos que si no no se ve bien…»

Y yo lo hacía. Rezaba porque le gustara y me daba por satisfecho cuando obtenía un ok. No estaba ofreciendo un servicio de diseño profesional, estaba alquilando mis manitas y mis horas de sueño a un precio irrisorio.

Y otras muchas porque yo mismo me tendía una trampa.

Mi servicio de diseño incluía 3 versiones y a veces, aun teniendo claro que solo una de ellas valía la pena entregaba las otras dos «para rellenar». No me siento orgulloso de ello, pero yo he hecho eso…

Y en estos casos también rezaba. Rezaba porque a mi cliente le gustara «el bueno» y también rezaba porque no me pidiera que lo combinara con las otras dos opciones (un clásico).

Sí, seguro que dios se echó unas risas conmigo por aquellos tiempos…

 

#nuncamais

¿Por qué solo te entrego una versión de diseño?

Porque creo que el trabajo de un diseñador consiste en entender las necesidades de su cliente. Por eso, para entender tus gustos y necesidades hablaré contigo, te haré preguntas y recopilaré la información necesaria para presentarte una propuesta profesional.

Y curraré, curraré mucho para que esa propuesta esté a la altura y te demostraré que merece la pena contratar a un profesional.

Da igual si se trata de un logotipo, un banner o el diseño de tu web. Si contratas a un profesional debes exigirle que te explique porqué cree que ese es el diseño que necesitas. Porque un diseño no solo debe ser bonito, por su propia definición un diseño además de bonito debe ser útil y en mi opinión ahí es donde un buen diseñador debe explicar su propuesta a su cliente.

No importa el número de versiones que se presenten, lo verdaderamente importante es que tú tengas claro lo que contratas y yo tenga claro para qué me contratas. Porque para mí no basta con «soltar» los diferentes diseños encima de la mesa y pedirte que decidas cuál te gusta más.

Y hablando de gustar…

¿Y si no te gusta?

Pues me voy a volver muy loco, descargaré toda mi ira hacia ti y te cobraré el triple de dinero por cada cambio que me pidas

 

¡Qué noooo!, que es coña…

Pues si no te gusta trabajaré hasta conseguir que te guste. Pero para ello necesitaré tu ayuda.

Es normal que haya matices y detalles que pulir, pero es muy importante que me digas porqué no te gusta, que me des información y trabajemos juntos en una dirección.

Y si no te gusta absolutamente nada, está claro que uno de los dos no ha hecho bien su parte: o yo lo he hecho fatal y te he presentado una propuesta muy diferente a lo que hablamos en la reunión inicial, o tú no tenías muy claro lo que querías entonces y ahora sigues sin tenerlo claro… y haberte presentado tres diseños no habría evitado esta situación.

Ahora, con una propuesta en firme podremos hablar sobre algo concreto. Tanto si hay algún detalle que no te gusta como si no te gusta nada tendremos camino avanzado. Podremos partir de este diseño para encontrar lo que buscas o mejor dicho, lo que necesitas, porque a veces es necesario dejar los gustos personales a un lado (pero este es otro tema)

El ser humano y su dificultad de elegir

Venga, una historia de recuerdos vintage:

Nací en 1980 y siempre me ha encantado la música, si eres de mi generación esto te sonará mucho:

cinta varios jpg

Espero no ser acusado de apología de la piratería por esto que voy a contar, pero como no tenía pasta para comprar las cintas (madre mía que viejo) originales petaba estas cintas vírgenes de todos los discos que podía… y en el espacio que quedaba libre metía canciones sueltas.

Toda esta música «de contrabando» me llegaba del típico tío con contactos que hay en todos los grupos de amigos. Tenía toda la música del mundo, y yo le pedía que me la pasara para escuchar esos grupos internacionales que era imposible escuchar en España porque no salían en los 40 principales…

Como imaginarás, yo le rogaba que me dejara mucha música, cuanta más mejor. Llegaba a casa con la mochila del cole petada de cintas y más feliz que una perdiz.

Peeeeerooooo ahora llega la moraleja de la historia. Recibir de golpe esos lotes descomunales de música era totalmente contraproducente, ante tal avalancha de música ya no sabía quien era quien, no sabía si los grupos me gustaban o no, solo sabía que tenía que escucharla toda en un tiempo récord y decidir qué cintas me grababa lo antes posible porque mi amigo me pedía que se las devolviera rápido… puf, un agobio.

Me era tan difícil decidir que terminé pidiéndole a mi amigo que me lo dosificara… que ya que conocía mis gustos me dejara poco a poco solo aquellos discos que pensara que me iban a gustar.

Y esta es la conclusión a la que quería llegar con mi historia vintage. Le pedí a mi amigo que ejerciera como profesional y me entregara una única propuesta cada vez. 

Después de aquello la cosa mejoró y pude escuchar cada disco como se merece, dedicándole tiempo y disfrutando de la música. En definitiva, me fié de mi amigo que de música sabía un rato y me olvidé del ansia de recibir cuanto más mejor, y empecé a valorar la calidad por encima de la cantidad.

Ahora le pido lo mismo a mis clientes. Que se fíen de mí como profesional y me dejen entregarles solo lo bueno.

Yo seleccionaré para ti el Nevermind de Nirvana. No me pidas que te entregue también dos discos de Pitingo solo por el hecho de haberme pagado porque no lo voy a hacer.

nevermind Nirvana jpg

¿Te apuntas a nuestra newsletter?

* Para cumplir con la nueva Ley de Protección de Datos y que tus datos estén seguros con nosotros, debes leer y aceptar nuestra política de privacidad. Tus datos serán gestionados por nosotros, Ensalza S.L y almacenados en Mailchimp, nuestro proveedor de mailing. No tenemos intención de ceder tus datos a terceros salvo mandato legal y siempre podrás ejercer tus derechos sobre ellos. Puedes informarte sobre nuestra política de privacidad al pie de esta página.

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad (Sí, tus datos están seguros con nosotros) *

Antes de enviar el formulario, puedes leer aquí la información básica sobre protección de datos:

  • Responsable: Ensalza S.L
  • Finalidad: responder a tu comentario y notificarte sobre nuevas respuestas.
  • Legitimación: tu consentimiento a través de este formulario.
  • Destinatarios: no tenemos previso ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. 
  • Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar, suprimir, portabilidad y oposición a tus datos. Los datos de contacto serán almacenados en nuestros servidores y en Mailchimp, nuestro proveedor de mailing. 
  • Info adicional: puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en el enlace al pie de esta página.