¿Debo abandonar mi negocio?

Sí ya lo sé, la palabra «abandonar» suena fatal y te hace sentir vacío por dentro. Si quieres elige otro verbo, pero amigo mío es posible que haya llegado el momento de [introduce aquí un verbo menos hiriente] tu negocio.

A lo mejor nunca te has planteado esta posibilidad, llevas tantos años pensando en él 25 horas al día que no te ha quedado tiempo para reflexionar un poco sobre si sigue teniendo sentido lo que haces. A lo mejor te has convertido en un autómata que actúa por inercia. A lo mejor es buen momento de pensar.

¿Y por qué te cuento yo esto?

En primer lugar porque ya sabes que a mí se me da muy mal seguir un calendario de publicaciones, y escribo lo que me apetece cuando me apetece (aunque no me lea ni el Tato) 

Y en segundo lugar porque últimamente detecto en muchos de mis clientes una especie de cansancio vital… sobre todo en los que llevan mucho tiempo con su negocio y no termina de arrancar del todo.

A simple vista puede que no se les note mucho, pero cuando comparas su actitud con la alegría desbordante del que emprende por primera vez, canta que no veas…

Aunque no te lo digan, se nota que para estos clientes a los que podríamos llamar «desganaos», somos algo así como su última esperanza, en plan: «si esto no funciona lo mando todo a tomar por…»

Pero claro, lo que no tienen en cuenta es que sin su ilusión e implicación su negocio nunca funcionará. Una agencia de marketing no hace magia (aunque algunas quieran venderte algo parecido…), podemos ayudarte a impulsar tu negocio, pero tienes que poner de tu parte.

Sin tus ganas e ilusión mi trabajo es un mojón

Perdón por la rima… ya te he dicho que escribo lo que me apetece cuando me apetece y claro, a veces me salen tonterías como esta.

Por eso he decidido escribir este artículo con una serie de preguntas sencillas que deberías hacerte si sientes que tu motivación ha caído en picado.

No se trata de un artículo moñas de autoayuda ni nada parecido. No intentaré convencerte de que sigas haciendo algo que te hace infeliz, y mucho menos de que abandones el barco que tanto esfuerzo te ha costado montar. Simplemente te abro la posibilidad de reflexionar y pensar que nunca es tarde para cambiar las cosas.

Ahí vamos:

Preguntas que deberías hacerte antes de abandonar tu negocio

debo abandonar mi negocio jpg

¿Has visto como toco la fibra con el osito diciendo adiós…?

¿Te gusta lo que haces?

Mucho ojo con esto, porque el hecho de que te guste no implica que puedas vivir de ello. A mí por ejemplo me encanta el baloncesto, pero mis 170 centímetros de altura y mis escasas habilidades hacen que ni se me haya pasado por la cabeza ganarme la vida con ello.

Es posible que el hecho de que te guste, hiciera que en su día tomaras la decisión de montar un negocio sobre ello, pero debes pensar en presente, y sobre todo con realismo.

Pero hay una cosa clara, si tu respuesta es sí, no está todo perdido. Aun hay esperanza.

Y te lo cuento porque lo he vivido en mis propias carnes, a mí me encanta lo que hago, y eso ha impedido que tire la toalla en los momento de bajón.

Si disfrutas con tu trabajo harás todo lo posible por seguir viviendo haciendo algo que te gusta y te agarrarás a ello como un Koala con velcro.

En cambio, si la respuesta es no, entiendo que estés leyendo este artículo porque estás en una situación personal jodidilla. Aun así, ojo: una cosa es que no te lo pases pirata y otra bien distinta es que tu negocio o sector te produzca repulsión… si es así mal vamos.

También es posible que sientas que no te gusta como consecuencia de que las cosas no van como esperabas. Si estuvieras facturando una barbaridad seguro que se te gustaría cada vez más ¿a que sí?

CONCLUSIÓN:

Si estás tan desencantado con tu sector que piensas que jamás disfrutarás dedicándote a esto, es momento de cambiar. Algunas reglas del juego son las que son, y serías muy iluso si pensaras que puedas cambiarlas… ¡corre Forrest corre!

¿Le ves futuro a corto-medio plazo?

Como ves, ya no te hablo de largo plazo … tú estás hasta los co*** del largo plazo ¿verdad?

Te hablo de posibilidades reales de ganar dinero con ello en un tiempo corto. Y sí, hablo de DINERO, porque tienes un negocio y de eso se trata. Que te guste está muy bien, que te haga sentir fenomenal o que te llene a nivel personal es un plus, pero cuando se trata de una empresa nunca debes perder el norte.

Necesitas un buen chute de realidad.

Es precisamente esa esperanza de que todo cambiaría algún día la que te ha hecho llegar hasta esta situación. Las cosas no cambian solas ni suceden por arte de magia (aunque ya te digo, hay agencias de marketing que te dirán que sí…)

Ya no puedes permitirte moverte por impulsos ni corazonadas, y desde luego los golpes de suerte no existen.

No nos engañemos, en los negocios la suerte suele visitar a quien se lo curra, y quien se lo curra lo hace porque está seguro de que obtendrá sus frutos…

Y ahora vuelvo a hacerte la pregunta: ¿crees que obtendrás tus frutos a corto-medio plazo?

Si llevas tiempo sin currártelo ya tienes tu respuesta: No te lo crees ni tú.

CONCLUSIÓN:

Fíjate objetivos. Si llegado el momento no cumples esos objetivos plantéate muy seriamente si estás dispuesto a seguir perdiendo el tiempo.

Y un segundo detalle: ándate al loro con las tendencias del mercado, ¿qué pensarías del fabricante de máquinas de escribir que no vio venir a los ordenadores…?

¿Eres consciente de lo que has hecho mal?

Porque sabes que algo has hecho mal ¿verdad?.

No te preocupes, todos hacemos cosas mal a diario, y yo más que nadie. El problema es pensar que somos perfectos y no nos equivocamos nunca o pensar que todo lo que nos sucede es cuestión de mala suerte. Si no creemos en los golpes de suerte, tampoco podremos escudarnos en la mala suerte cuando después de años no nos hemos comido un colín.

Si sabes o crees saber en qué te has equivocado, no tengo más que añadir. A por ello.

Y es que además, en muchos casos estos errores son absolutamente normales, porque es muy posible que montaras tu negocio siendo joven y sin experiencia ni la más mínima idea de gestionar una empresa. Este por ejemplo es mi caso.

Puedes ser un gran profesional de tu sector, pero con esto no basta. Dirigir una empresa requiere conocimientos de muchas otras materias, y esto lo descubres sobre la marcha y a base de palos.

La buena noticia es que esto tiene una fácil solución: Formación.

En cambio, si sigues pensando que tú nunca te equivocas tienes un problema de exceso de ego y es posible que este sea el motivo por el que tu negocio no tira para adelante.

Este exceso de ego no tiene que propiciar que abandones, pero si últimamente te falta motivación y tu negocio no genera beneficios, sería una buena idea dejar de mirar solo tu ombligo… más que nada por cambiar de técnica a ver qué tal.

CONCLUSIÓN:

Aprende a escuchar a los demás porque a veces tienen una visión mucho más clara que la tuya.

¿Te imaginas haciendo otra cosa?

Aunque lo primero que te pida el cuerpo sea responder que no, no te fíes. Es tu miedo al cambio el que habla.

A todos nos asustan los cambios y pensamos que es mejor quedarnos quietecitos sin hacer nada, porque esto no tiene riesgo y es mucho más seguro. Y esto puede funcionar en algunas cosas, pero en un negocio estancarse significa quebrar.

Quizá la pregunta correcta no es si lo imaginas, sino si lo deseas con todas tus fuerzas. Si es tu caso, tal vez deberías afrontarlo y dejar de marear la perdiz, porque tu negocio necesita toda tu energía, y ahora mismo se nota que no estás convencido de nada.

Mira estos dos gatetes…

Tienen miedo y pereza al mismo tiempo ¿cuánto crees que durarían en una pelea contra un gato con mala leche?. Pues escucha: tu competencia tiene muy mala leche.

En un negocio, estancarse significa quebrar

Si ya no puedes más con el agobio y te encantaría cambiar de vida a lo mejor deberías tomar la decisión de una vez por todas, porque aunque no lo creas, se te nota y como agencia no voy a ser capaz de aumentar tus ventas.

CONCLUSIÓN:

Si ni siquiera se te ha pasado por la cabeza abandonar y no tienes ninguna gana de hacer otra cosa que no sea triunfar con tu negocio, espabila. Es normal tener bajones, pero trata de no hacer de ello una costumbre o tu competencia se va a poner las botas.

¿Has pasado antes por esta situación?

Si es la primera vez que te pasa no te agobies, es normal.

Si es la segunda, dale una vueltecilla al tema y empieza a reflexionar.

Pero si llevas 3 o más está claro que aquí hay un problema y tienes que empezar a tomártelo en serio.

Mirar hacia otro lado y volver a meterte en tu día a día a ver si se pasa solo no es un buen plan, y acudir a una empresa de marketing para que lo solucionemos nosotros menos aún. No solo no vamos a poder arreglarlo, sino que encima te va a costar pasta descubrir que hay un problema de base: Ya no tienes ganas.

Por eso, si ya has pasado por esta situación unas cuantas veces te recomiendo que esta vez actúes de un modo distinto; ojo no te digo que necesariamente debas tirar la toalla en tu negocio / proyecto / empresa, sino que apliques cambios más radicales. 

Y que si lo mires por donde lo mires no le ves solución, tomes la decisión de una vez por todas

CONCLUSIÓN:

Es un auténtico placer trabajar con clientes motivados. Necesitamos esas ganas y esa ilusión para hacer bien nuestro trabajo y conseguir resultados.

En cambio, trabajar con alguien encabronado con su propio negocio es un auténtico suplicio… ¿se me nota?

Único consejo que se me ocurre sin tener ni p*** idea de psicología

Recuerda ese primer día en el que pensaste en tu proyecto cuando todo solo era ilusión.

Recuerda los nervios en el estómago cada vez que dabas un paso hacia adelante, la cantidad de ideas que tenías y lo pesado que eras hablando constantemente de ello.

Si al recordar todo esto se te ponen los pelos de punta y florece un mínimo de ilusión, ni se te ocurra abandonar. Aun lo llevas dentro y simplemente estás pasando una mala racha.

Si al volver la vista atrás te arrepientes muchísimo y no repetirías ni de coña… no necesitas muchas más pistas.

Abandona y ¡corre Forrest corre!

¿Te apuntas a nuestra newsletter?

* Para cumplir con la nueva Ley de Protección de Datos y que tus datos estén seguros con nosotros, debes leer y aceptar nuestra política de privacidad. Tus datos serán gestionados por nosotros, Ensalza S.L y almacenados en Mailchimp, nuestro proveedor de mailing. No tenemos intención de ceder tus datos a terceros salvo mandato legal y siempre podrás ejercer tus derechos sobre ellos. Puedes informarte sobre nuestra política de privacidad al pie de esta página.

2 comentarios en “¿Debo abandonar mi negocio?”

  1. Ese pequeño punzón en el estómago es lo que empuja a seguir.
    Después de un comienzo terrible de año en cuanto a salud se refiere, espero volver a la cresta de la ola en breve.
    Y sigo leyéndote 🙂 , estos artículos ya te dije que son el día a día de nuestro trabajo y me parecen geniales 🙂

  2. Bueno lo primero es lo primero. Espero que esos problemas de salud estén ya solucionados, porque desde luego eso sí que es realmente importante.

    Y una vez superado el problema de salud, espero que ese "punzón en el estómago" (pero en sentido figurado claro) no nos abandone nunca!

    Nos alegra mucho verte de nuevo por aquí!
    Gracias como siempre amigo 😉

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad (Sí, tus datos están seguros con nosotros) *

Antes de enviar el formulario, puedes leer aquí la información básica sobre protección de datos:

  • Responsable: Ensalza S.L
  • Finalidad: responder a tu comentario y notificarte sobre nuevas respuestas.
  • Legitimación: tu consentimiento a través de este formulario.
  • Destinatarios: no tenemos previso ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. 
  • Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar, suprimir, portabilidad y oposición a tus datos. Los datos de contacto serán almacenados en nuestros servidores y en Mailchimp, nuestro proveedor de mailing. 
  • Info adicional: puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en el enlace al pie de esta página.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin