¡Hola! En mi post de hoy voy a tratar sobre los textos de una página web. Se trata de un tema sobre el que se ha escrito muchísimo, pero no por ello deja de ser un asunto que debes tomarte muy en serio.

Aunque parezca mentira, muchos de nuestros clientes se sorprenden muchísimo cuando les decimos que son ellos quienes nos tienen que dar los textos para las secciones de su página web.

Se les viene el mundo encima, es como si su mayor pesadilla se hubiera hecho realidad…


“Noooooo, no me puedo creer que sea yo quien debo hablar de mi propia empresa… ¿en mi propia web?. Esto es inconcebible, el fin del mundo está cerca ¡maldita sea mi estampa!”


Evidentemente he exagerado (un poquitín), la mayoría de nuestros clientes entienden que son ellos quienes nos deben hacer llegar los textos pero, por un lado quería meter este gif de los Power Rangers, y por otro es cierto que cuando no estás acostumbrado no resulta nada fácil escribir.

Además, también es cierto que hablar de uno mismo es complicado, y la falta de tiempo tampoco ayuda la verdad. Por eso he decidido escribir este artículo, para quitarte algunos miedos injustificados y darle al asunto naturalidad e importancia a partes iguales.

Naturalidad porque no se trata de un asunto de vida o muerte. Si tus textos no te convencen puedes cambiarlos cuando quieras, no frenes la puesta en marcha de tu web poniendo excusas que nos conocemos…

Importancia porque tus textos dicen muchísimo sobre tu empresa, son una carta de presentación buenísima (o malísima claro). Cuando un posible cliente visita tu web ¿qué crees que va a hacer?. Más allá del diseño web, lo lógico es que se fije en lo que ofreces y cómo lo ofreces, y para ello leerá tus textos. Cúrratelos.

Venga, vamos al lío:

Consejos para escribir los textos de tu página web

Como escribir los textos de una página web

#Consejo 1

Hazlo bien, es un trabajo que no harás todos los días.

Aunque para ti esto ahora suponga un reto comparable a subir el Everest, se trata de algo que en condiciones normales harás una sola vez. Pasará mucho tiempo hasta que quieras volver a actualizar los textos de tu web créeme, así que merece la pena que te tomes tu tiempo y lo hagas bien.

Si defines muy bien quién eres, qué ofreces, cómo lo ofreces, y además destacas correctamente tus puntos fuertes, no tendrás necesidad de cambiar estos textos porque dirán lo que deben decir. Ni más ni menos.

Tu blog, en caso de que necesites blog, sí tendrá que ser actualizado frecuentemente con nuevos artículos, comentarios y demás, pero tu página web como mucho necesitará que actualices tu portfolio y añadas o elimines algún servicio en función de la evolución de tu negocio.

Ánimo, haz el trabajo bien y podrás desentenderte de este asunto por un buen tiempo.


Pues ya estaría…


#Consejo 2

No te agobies, no es tan difícil

Piensa en la cantidad de “deberes” a los que te has enfrentado en tu vida. En muchos de ellos has tenido que formarte, estudiar mucho, aprender durante largos periodos de tiempo, investigar, practicar, pasar exámenes…

Pues bien, esto consiste solo en hablar de ti y de tu empresa. Contar lo que haces y tratar de gustar a tu cliente.
Joder, no parece tan difícil ¿no?

Ójala todo fuera así de fácil


#Consejo 3

No hace falta que escribas El Quijote

Es mucho más fácil que se nos vean las vergüenzas cuando nos venimos demasiado arriba y nos proponemos retos demasiado ambiciosos.

Sé realista y asígnate un trabajo que te veas capaz de realizar porque si te pones un objetivo demasiado complicado será imposible que lo cumplas y te frustrarás. En otras palabras, no intentes escalar el Everest campeón…

Te voy a poner un ejemplo muy habitual:

Si eres un abogado que está montando él solo la web de su bufete no es buena idea que tomes como ejemplo los textos y las secciones de contenido de la web de Arriaga Asociados. Y ya que estamos te doy otro consejo de gratis: Cuando vayas a pedir presupuesto tampoco la pongas como ejemplo si quieres que te tomen en serio.

Los textos de tu web no deben ser largos para mejorar tu SEO, esto es una tontería. Los textos de tu web deben ser buenos y punto.

Mira, esta amiga ha viajado desde los años 90 para darte un consejo:

Para que un texto mejore tu #SEO no debe ser largo, debe ser bueno Clic para tuitear

#Consejo 4

Tampoco te quedes corto, esto no es un telegrama

Es igual de malo pasarte de largo con tus textos que quedarte corto y se note a la legua que has pasado totalmente de escribir.

A veces, cuando le pedimos a un cliente que nos pase los textos de sus servicios para su página web nos manda una lista con puntos con “las cosas que hacen” ¿en serio?, ¿no tienes nada más que contar sobre tus servicios?

No te pido que seas un maestro del marketing, pero es sencillo adivinar que si no me cuentas nada bueno sobre tus servicios y tu modo de trabajar no tendré ningún motivo para contratarte, y evidentemente no lo haré.

Ponte en el lugar de un posible cliente tuyo que se haya tomado la molestia de entrar en tu web. Si llega y se encuentra con una frase escrita con pocas ganas, ¿sabes lo que va a hacer?…

Vengaaaaastaluego


#Consejo 5

Hojo con las faltas de Hortografia

(soy un maestro de humor…)

Si un texto corto da mala sensación, una falta de ortografía en tu página web es lo peor que le puedes hacer a la imagen de tu empresa. ¡A tomar por saco tu credibilidad!

cuida la ortografía de tu web

Por favor, basta con que uses el corrector ortográfico y no te metas en problemas escribiendo aquello que no sepas escribir (esto te lo cuento en el consejo 6)

Una falta de ortografía en tu página web es una de las peores cosas que le puedes hacer a la imagen de tu marca. Clic para tuitear

#Consejo 6

¿Por qué no usas un lenguaje normal?

“Poseemos una dilatada experiencia en el desarrollo de procesos evolutivos con la consiguiente excelencia en todos y cada uno de los proyectos ejecutados aunque con esta oración no hayamos transmitido ningún mensaje coherente. Nuestro lenguaje rimbombante a la par que ridículo y sobreactuado, no solo no favorece la consecución de nuestros objetivos, sino que contribuye enormemente a la vergüenza ajena y a la falta total de credibilidad.”

Pues eso, que es mucho mejor hablar clarito y usar el mismo lenguaje que emplearás cuando hables con tu cliente en persona. Debes ser correcto y educado, pero sin que parezca que has venido del siglo XXVI por favor…

Lo importante es que tu cliente entienda lo que ofreces. Si antes te aconsejaba que no escribieras El Quijote, ahora te aconsejo que no trates de escribir como Cervantes…

La sobreeducación me da una pereza que no veas…

#Consejo 7

Si tus textos siguen sin convencerte no lo dudes, contrata a un profesional

Este artículo lo he escrito para tratar de quitarte algún que otro complejo y para que te des cuenta de que en el fondo no es para tanto, aun así, cada persona tiene sus puntos fuertes y sus puntos menos fuertes… es importante ser realista y saber que no se puede saber de todo.

Si te preocupan los textos de tu web y quieres que sean profesionales y te ayuden a vender, paga a un profesional para que los haga por ti. Probablemente sea una de las mejores inversiones que puedas hacer, después de una buena página web claro 😉

¡Sou mi de monei bonico, sou mi de monei!

Conclusión

Tómate en serio los textos de tu web. Ellos solitos tienen que ser capaces de convencer a tu cliente y de vender tus servicios mientras tú no estás presente.

Si tienes algún consejo más que añadir a esta lista dímelo a través de los comentarios y lo añadimos.

Gracias por leernos 😉

Hola, soy David! Socio fundador de Ensalza, Director de Marketing y un tío feliz. No me considero experto en nada, pero sí muy curioso y con ganas de seguir aprendiendo.

En mis artículos me muestro tal y como soy, no me gusta aparentar y mucho menos aburrir a las ovejas hablando de cosas muy técnicas.

Siempre que puedo uso el humor en mis post, así me puedo desahogar y repartir un poco de cera sin que nadie se enfade...

[Total:1    Promedio:5/5]
Share This