Hola, como dirían nuestros amigos de NARCOS, en este artículo voy a ser una rata chivata y un hiudeputa malparío.

Te voy a contar unas cuantas cosas que es posible que no sepas y que no le están haciendo ningún bien a tu empresa, y aunque por el título pueda parecer que estoy culpando a tu responsable de marketing… el culpable eres tú. Sí amigo, en este post hay cera para todos.

Tranqui que no va a ser para tanto, lo que pasa es que en mi último artículo estuve muy blandito declarándole mi amor a nuestros pequeños clientes, y tenía que compensar el PH con un artículo un poco más cañero.

La culpa la tiene la transformación digital acelerada

Todas las empresas andan como locas por dar el salto al mundo digital y aprovechar cuanto antes todo lo que esta transformación digital puede aportarle a su negocio. Bueno esto no es verdad, hay demasiadas empresas que aun no se han enterado de qué va esto, pero como sé que no estarán leyendo este artículo hago como si no existieran, como hacen ellas con mi sector…

El caso es que como suele ocurrir, las prisas no son buena compañía cuando quieres hacer las cosas bien. Si quieres que tu empresa se adapte bien al nuevo escenario no puedes improvisar ni “hacer las cosas por probar a ver qué tal”, las cosas o se hacen bien o no se hacen.

Vísteme despacio que tengo prisa

La improvisación y la suerte podría decirse que más o menos funcionaba hace unos años, cuando no había tanta competencia ni estaba tan profesionalizado el sector del marketing; en aquellos años el mero hecho de tener página web ya era la hostia en vinagre, y si además estaba hecha en flash con mogollón de cosas moviéndose y con música hortera de fondo no cabía ninguna duda de que tu empresa era el futuro, y tú un CEO visionario avanzado a su tiempo.

Pero esos tiempos ya pasaron, y ahora es tu obligación estar al día de todo lo que sucede si no quieres quedarte atrás.

Sí, sé que estás muy ocupado con un millón de cosas y no tienes tiempo de encargarte también del marketing, así que lo natural es que pienses en delegar esta tarea en otra persona, pero ahí está el peligro.

Porque si no tienes ni p*** idea corres el riesgo de contratar a alguien que no tenga ni p*** idea y el resultado de esta combinación no hace falta que te lo diga ¿no?

No hace falta que te conviertas en un experto en marketing, pero sí que sepas lo suficiente como para detectar a alguien que no lo es.

Y ahora sí, voy a ser un poquito hiudeputa y me voy a chivar de unas cuantas cosas que hace tu supuesto experto en marketing cuando no miras:

experto en marketing

5 pistas para detectar a un experto en marketing de imitación

1 – Cuidado, llegó el cheriff del condado y es peligroso

Tu nuevo responsable de marketing aterriza en tu empresa, y en lugar de tomarse su tiempo en observar el funcionamiento de la misma para detectar qué se puede mejorar, decide empezar a hacer ruido, mosquearse mucho, soltar espuma por la boca y decir que todo está fatal fatal fatal.

Y oye, puede que haya muchas cosas mal hechas… pero por eso le has contratado ¿no?.

Como he comentado antes, puede que el problema sea que no tiene ni p*** idea de como solucionar el tema, y la única opción que le queda es dejarte claro que eso está hecho unos zorros y que ¡así no se puede trabajar!. De este modo, es imposible que le pidas resultados a corto plazo porque pobrecito, vaya panorama se ha encontrado…

Es más, aunque sí sepa de marketing con esas formas ya se empieza a intuir que es mal compañero de viaje.

Necesitas a alguien que no solo sepa del tema, sino que sepa detectar los problemas y les vaya poniendo solución uno a uno, en orden. Que proponga cambios y sea capaz de explicar claramente cual es el problema y qué busca conseguir con sus acciones.

Necesitas a alguien que sepa comunicar, debes cambiar algunas costumbres muy arraigadas en tu empresa y sabes que a muchas personas los cambios les erizan los nervios. Tu equipo debe estar unido, y para ello nada mejor que alguien con un mínimo de empatía y don de gentes.

CONSEJO

No contrates a alguien demasiado autoritario, si tu marketing no funciona no es por mano blanda, es por falta de mano.

2 – ¡Apretando que es gerundio!

Vaya vaya, pues va pasando el tiempo y el experto no consigue ningún resultado positivo. Entonces se empieza a poner nervioso y a buscar algo que justifique su sueldo.

– ¡Ya lo tengo!, como no soy capaz de aumentar los beneficios de la empresa voy a ahorrarle pasta exprimiendo a los proveedores.

¡Fantástica idea!, ahora tu nuevo fichaje va a quemar a aquellos colaboradores con los que llevas trabajando tantos años y que siempre te han dado un buen servicio.

Ten mucho cuidado con esto amigo CEO, te lo venderá como una mejora pero no deja de ser una bomba de humo pasajera y contraproducente. ¿Crees que convirtiéndote en un cliente no rentable para ellos recibirás un buen servicio?

Y ojo, no digo que esto no sea necesario de vez en cuando. Cada cierto tiempo conviene revisar tarifas para ver si los precios actuales del mercado son más económicos que los que había hace un tiempo, pero siempre con sentido común y entendiendo que quien te da un servicio debe ganar dinero con ello.

CONSEJO

Si contratas a alguien externo es para que haga algo que no hacías antes o mejore aquello que iba mal. Tratar de exprimir al máximo algo que ya iba bien no te aporta nada y se puede volver en tu contra.

3 – De marketing no sabrá, pero usando el mail ¡es un maestro!

Usa con maestría el mail para ponerte en copia única y exclusivamente cuando hay un marrón de por medio y va a cantarle las cuarenta al alguien. Te pondrá en copia a ti y a medio mundo si es necesario con tal de dejar a alguien en muy mal lugar y colgarse su medallita.

Eso sí, casualmente cuando va a pedir algún favor o demostrar sus carencias no te pondrá nunca en copia… por no molestarte, ya sabes.

CONSEJO

Dile que ponga en copia SIEMPRE, por lo menos hasta que tenga tu confianza plena. Si te agobia recibir demasiados mails, crea reglas de correo o una cuenta nueva para que te los mande ahí. Te mereces saberlo todo, no solo lo malo, e incluso es posible que descubras que ese “gran marrón” lo provocó él.

4 – Yonki de las reuniones

¡Cómo le flipan las reuniones madre mía! le encanta decir que tiene una reunión, le encanta convocar cuantas más mejor, le encanta una call, un Skype, un Hangouts y todo lo que suene moderno y no implique currar.

Está en su salsa, se mueve como pez en el agua en todas ellas. Disfruta mucho aquellas en las que puede dárselas de jefe con alguna empresa que le ofrece algún servicio; y si además le hacen la pelota ya es que entra en éxtasis, ya conoces a nuestro Sheriff.

Tu experto en marketing es un yonki de las reuniones?. ¡DANGER DANGER! Clic para tuitear

Pero ojo, también goza muchísimo con aquellas en las que puede sacar el látigo a los demás exigiendo que trabajen más duro. Esas reuniones en las que todos los asistentes salen con una lista de tareas de 4 folios y él con las manos en los bolsillos y cara de superioridad.

Pero sin duda, las reuniones que más le gustan son las de postureo, las que no sirven absolutamente para nada pero le permiten tirarse medio día fuera de la oficina y después tomarse un cafetito como un rey mientras sube una foto a su instagram con hashtags tipo: #workmeeting #networking #business #hardwork y cosas así…

CONSEJO

Si puedes, aparece por sorpresa en alguna de sus reuniones, a ver qué te encuentras. Y por otro lado, en aquellas en las que estés presente, obsérvale y trata de detectar en qué punto ha aportado valor y no solo quejas o exigencias. Se trata de remar para lograr un objetivo y él debe ser un remo más en esas reuniones, no ocupar tu lugar.

5 – Abusanding del morderning languaje todo el tiemping

Si lees habitualmente nuestro blog a estas alturas ya sabes que no somos muy amantes de los anglicismos innecesarios. Pero no es capricho nuestro, es que nos hemos encontrado con demasiadas personas que tratan de aparentar saber mucho solo por usar palabras modernas… y la verdad es que nos da un poco de vergüenza ajena.

Este vídeo lo resume todo perfectamente, si ves algún parecido entre tu director de marketing y alguno de estos dos, además de reírte deberías tomar una decisión…

Así que esta es nuestra quinta pista. Si tu responsable de marketing usa demasiados tecnicismos aun sabiendo que tú no sabes qué significan y no es capaz de usar palabras sencillas para explicártelo; no tengas ninguna duda de que además de necesitar un buen bofetón, no tiene ni idea de lo que habla.

Si no puedes explicar algo de forma sencilla, es que ni tú mismo lo has entendido lo suficiente

CONSEJO

El encargado de tu departamento de marketing va a ser en muchos casos la cara de tu empresa… joder, es una mierda que sea un idiota. Haz el favor de hacer un buen proceso de selección y contratar a alguien al menos “normal”, tampoco pido mucho…

Espera, que este último consejo te lo voy a envolver para regalo y te lo dejo listo para ser tuiteado:

Tu responsable de mkt será la cara de tu empresa… joder, procura que no sea un idiota. Clic para tuitear

Concluyendo

El departamento de marketing de tu empresa es más importante de lo que se suele creer.

Por desgracia, históricamente el puesto de “Director de Marketing” ha sido regalado a los hijos de los jefes, compromisos empresariales, familiares enchufados y demás. Era como el típico puesto de juguete que sonaba muy bien pero que realmente no servía para nada.

A mi esto me duele especialmente (puedes ver mi cargo en la pequeña bio al final de este artículo), aunque me alegra ver que últimamente esto está cambiando y cada vez son más las empresas que entienden la importancia que tiene cuidar el marketing de su negocio.

Por ejemplo, tú has llegado hasta el final del post y eso me hace volver a tener fe en la humanidad (sin exagerar ni nada).

Por eso he escrito este artículo, porque me sentaría bastante mal que te decepcionaras y te volvieras al lado oscuro de aquellos que piensan que el marketing es una chorrada de vende-humos 

Así que si detectas que tu responsable de marketing tiene alguna de las características que he listado en este post (o alguna similar), aborta misión. Es un farsante.

Existen muy buenos profesionales de este sector que trabajan muy duro, y deseo profundamente que puedas contar con uno de ellos en tu equipo, verás como notas la diferencia.

Y ahora sí que sí, la última conclusión de las conclusiones es que pienses muy bien si necesitas un responsable de marketing.

Para tomar decisiones estás tú, y para joder el ambiente laboral sirve cualquiera y no hace falta que le pagues un sueldazo 😉

Venga ya me despido, y supongo que con unos cuantos amigos menos jeje…. taluego!

[Total:0    Promedio:0/5]
Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar