¡Hola!, ¿se te paralizan las falanges de los dedos solo con pensar en escribir?, ¿preferirías pasar 30 años en una cárcel turca?… no es para tanto ya verás. En este post voy a intentar quitarte el miedo a escribir por primera vez, y para ello voy a darte algunos consejos que a mí me han funcionado.

Antes de nada quiero dejar claro que este artículo no va dirigido a bloggers o aspirantes a blogger, a ellos ni les da vergüenza escribir ni les faltan temas de los que hablar.

Este artículo va dirigido a PYMES y emprendedores que son conscientes de la importancia de un buen contenido propio y se enfrentan ante la necesidad de escribir, y con ello ante una lista interminable de miedos.

Y es que cuando escribir se convierte en una obligación entramos en pánico pensando que no vamos a estar a la altura pero, ¿a la altura de qué?, ¿quién pone los listones en esto de escribir?

¿Por qué nos da tanto miedo escribir?

No es culpa tuya.

Seguro que has leído cientos de artículos que hablan sobre la importancia que tiene para tu empresa y tu plan de marketing la generación de contenido.

El contenido es el rey habrás leído muchas veces, debes escribir regularmente en tu blog para que Google te tenga en cuenta, tu competencia lleva tiempo haciéndolo y tú te estás quedando atrás… Y por si fuera poco no basta simplemente con escribir, debes aportar contenido de calidad.

Pues no es por meterte presión, pero estos artículos están en lo cierto. Escribir en tu blog es importante para el SEO, para potenciar tu imagen de marca, para crear comunidad, para generar confianza, aumentar la interacción con tus clientes, potenciar tus ventas… Madre mía qué sudores fríos, ¡y yo con estos pelos en la lengua!

Pero no te preocupes, cuando leas este post te vas a quedar más tranquilo y entenderás que nadie espera que con tus artículos ganes el premio nobel de literatura.

Escribir mi primer post

Me da vergüenza escribir

Esta es la señora excusa de todas las excusas, no eres un bicho raro.

Si eres tan vergonzoso como yo, esta sensación no será nueva para ti. Te pasará cada vez que haces algo por primera vez, y especialmente cuando hay “mirones” alrededor.

Pero párate a pensar. Seguro que a estas alturas has tenido que superar tu timidez muchas veces y siempre has acabado diciendo: “Joder, pues no era para tanto…”. Solo era cuestión de ponerse, ¿a que sí?

Pues con esto de escribir en tu blog pasa lo mismo, todo es ponerse.

¿Sabes cómo superé yo mi timidez? Teniendo claro que no me iba a leer ni El Tato (y no me equivocaba… ni El Tato, ni Perry ni tan siquiera Rita la Cantaora con lo bien que me ha caído siempre…).

Seguro que conoces el típico truco de imaginarlos a todos desnudos para vencer el miedo a hablar en público ¿verdad?  Pues yo he patentado la versión 2.0:  imagina que no están.

La diferencia entre mi método y el método “nudista” es que el mío es totalmente cierto… porque no están (bueno sí están, pero los muy cabrones están leyendo los artículos de otro en lugar de los tuyos jeje).

Esta lógica y normal falta de audiencia, lejos de desalentarte debe aportarte ese plus de tranquilidad que necesitas para quitarle hierro al asunto.

Y es que si te paras a pensar estás en el mejor momento para escribir, no tienes nada que perder. Aprovecha tu anonimato, ponte la “L” de novato y tira millas, deja la supuesta perfección para los expertos y disfruta de tu periodo de prácticas.

Aprovecha tu anonimato, ponte la “L” de novato y tira millas

Todo tiene su momento, y en tu primer post no puedes pretender acertar en todo. Si hubieras escrito un best seller de éxito mundial, entendería que estuvieras nervioso de cara a escribir tu segunda obra por si resulta un fracaso, tendrías una reputación que mantener. Si estuvieras haciendo una entrevista para redactor jefe en el New York Times… pues también.

Pero recuerda que estás escribiendo lo que te da la gana, cuando te da la gana y en tu propio blog… ¡Cagonlaleche Merche que no es para tanto!

¡OJO!. Tu periodo de prácticas no te concede automáticamente inmunidad diplomática… no hables de lo que no sepas y sobre todo no te cargues de razón si no estás seguro. Documéntate, hay mucho troll por ahí suelto que está deseando pillarte en un renuncio para darte cera, y si te pasas de listo encima el troll tendrá razón. Ser humilde siempre es un buen comienzo.

Y como diría mi madre (y la tuya): ¡ni vergüenza ni vergüenzo!. Clic para tuitear

Supera tu vergüenza a escribir

Vale, una vez superado el primer obstáculo aparece inmediatamente el segundo:

¿De qué escribo en mi blog?

Aunque este artículo vaya destinado a PYMES y emprendedores de cualquier sector, si estás leyendo este artículo es porque te interesa el marketing, ¿verdad? Pues este interés es el que te está produciendo un esguince cerebral de grado 3 provocado por un exceso de información marketiniana.

Vamos, que te has empachado y ahora no sabes cómo organizar tantos conceptos.

Información, información y más información. Artículo interesante por aquí, consejos imprescindibles por allá, manual completo para esto, tutorial de la leche para esto otro, las 5 cosas que no debes hacer, las 25 herramientas fundamentales… ¡Pufff!

Lo que has leído sobre marketing es oro puro, pero de momento bórralo de tu cabeza

Sí, olvídalo por completo. Hazme caso, que además de psicólogo quitavergüenzas, en mis ratos libres también soy el único médico sin titulación capaz de curar un esguince cerebral de grado 3 😉

No, en serio.  Muchos de los artículos que has leído han sido escritos por auténticos cracks en la materia. Después de leerlos, ¿cómo coño no te va a dar vergüenza escribir?

Sobre este tema hay un artículo buenísimo de un tal Rubén Alonso (hablando de cracks) que trata precisamente de eso, de la Infoxicación que hay en el marketing digital. En el artículo te da consejos muy útiles para que sepas escapar de esta intoxicación informativa y extraigas lo que necesitas cuando lo necesitas.

Para ello te cuenta su método para curar contenido (quedarte con lo bueno), el auténtico y genuino Método POF. Propósito, Orden y Filtro.  Aquí lo tienes: Infoxicación e inmediatez, los problemas del marketing digital.

Bueno a lo que íbamos, Internet está petado de información y tú tienes que encontrar tu sitio, sin copiar a nadie ni ponerte el listón demasiado alto.

Te recomiendo que te pares a pensar, pongas los pies en el suelo y le des forma a tus ideas.

Seguro que has leído un millón de veces que lo primero que debes hacer cuando escribes en tu blog es definir tu público y tener claro para quién escribes. Pues esto no sirve para nada si primero no tienes claro quién eres tú.

Amiguete, es importante que sepas en qué liga compites

Es como si quiero saber lo rápido que corro y le echo una carrera a Usain Bolt.

Tienes que saber para quien escribes en tu blog

Sé realista y no te flipes, no quieras correr demasiado.

Volviendo a la pregunta, ¿de qué escribo en mi blog?

Pues escribe sobre lo que sabes, ni más ni menos.

Y tú pensarás, ¡vaya mierda de respuesta! Pero en mi defensa diré que la pregunta es demasiado ambigua.

Te voy a hacer yo una pregunta mucho más directa:

¿A qué te dedicas?. Espera no me lo cuentes a mí, cuéntalo en tu blog.

Así de simple. Ala, ya tienes temas de los que hablar.

¿Qué es contenido de calidad?

Un contenido de calidad es todo aquel que aporte valor, es decir, algo que resulte útil a quien lo recibe. Si piensas que lo que tú aportes no le resultará útil a nadie estás muy equivocado, siempre hay un roto para un descosido, te lo digo por experiencia.

Hola me llamo David y no soy experto en nada.

En mis artículos no aporto valiosa información técnica, tampoco encontrarás trucos infalibles ni manuales completísimos que te ahorren tiempo y trabajo… A priori, mi contenido tiene menos valor que el León del Mago de Oz.

Si todo lo anterior me parece buen contenido, ¿por qué no hago artículos de ese tipo?

Pues porque ya hay muchos y muy buenos profesionales que saben mucho más que yo. ¿Qué voy a conseguir si trato de imitarles? Me estaría engañando a mí mismo mientras trato de engañarte a ti… y eso no es aportar valor.

Copiar buen contenido de otro no convierte tu contenido en bueno.

Yo me leo todos los artículos que puedo (previo paso por el método POF claro) y trato de aprender de ellos mientras escribo sobre otras cosas en las que honestamente creo que sí puedo aportar algo.

Escribo sobre las dificultades del emprendedor, sobre el día a día de una empresa de desarrollo web, escribo de la relación entre una empresa y su cliente, de las dificultades a la hora de montar un negocio, a veces hablo de las cosas de la vida, de lo que me hace gracia y de lo que me mosquea, de los muchos errores propios que he cometido como emprendedor y de algunos errores de mis clientes.

Y todo ello con sentido del humor, así puedo decir lo que pienso y desahogarme sin que se enfade nadie 😉

¿Esto es buen contenido? Pues sinceramente no lo sé, pero hay gente a la que le gusta. De hecho tú estás aquí leyendo. Por cierto, ¡gracias por llegar hasta aquí!

¿A qué te dedicas?. Espera no me lo cuentes a mí, cuéntalo en tu blog Clic para tuitear

Qué es contenido de calidad en un blog

Como he comentado antes, para tener cosas que contar es fundamental que te conozcas a ti mismo y sepas quién eres y a qué te dedicas.

Si escribes sobre lo que te gusta y hay personas a las que les resulta útil, habrás dado en el clavo. Eso es contenido de calidad, y además te lo pasarás teta escribiendo.

¿Y qué pasa si nadie se lee mi artículo?

Porque claro, estarás pensando que eso de que no te leerá ni El Tato es muy divertido para el título del artículo, pero en el fondo no te hace ni p··· gracia dedicarle horas a escribir para no conseguir nada.

Pero es que no todo en esta vida tiene una recompensa inmediata pequeño saltamontes…

¿Para qué juegas al fútbol si no vas a llegar a primera división? (lo siento, alguien tenía que decírtelo)

¿Por qué montas una empresa si la mitad de las empresas fracasan antes de cumplir 3 años y muchas no llegan a cumplir meses.?

¿Por qué intentas hacer paella si no te va a quedar nunca como a tu madre?

Pues porque te da la gana, porque te gusta el fútbol, porque eres un emprendedor (y contra eso no hay quien luche) y porque te mola hacerte el cocinillas con el delantal de estatua griega. Ni más ni menos.

escribe en tu blog y disfruta

Hay cosas que hacemos porque nos apetece, y estas cosas nos aportan muchísimo más que las que hacemos por obligación. Tienes que conseguir que te apetezca escribir, después no habrá quien te frene.

Vale muy bonito, pero mis artículos siguen sin ser leídos por nadie…

Sí, esto es verdad, en ese mismo momento serás el escritor motivado con menos lectores del mundo.

Pero es entonces, y solo entonces cuando debes acudir a todos esos artículos escritos por cracks donde te contarán lo que necesitas saber para aumentar tus visitas.

Toma, una guía completísima de Vilma Nuñez con estrategias de todo tipo para aumentar las visitas a tu blog.

Ahora sí estás en el momento de recibir nociones sobre SEO, engagement, copywriting, Email marketing, storytelling y todas las palabras que terminen en “ing”. Y por fin podrás aplicar todos estos conocimientos porque ya tendrás lo más importante: ¡un blog con artículos!.

Ahora empieza la fase “dejarse ver”, ya tienes un estilo propio y contenido nuevo y fresquito… al ataqueeeerrrrr

¿Cuál es el método más rápido para conseguir lectores?

Las prisas no son buenas consejeras, y yo no soy muy amante de pillar atajos, pero en este caso es necesario recibir feedback ¡de alguien al menos!.

Necesitas saber si tus artículos gustan, si producen interacción, si has acertado con el título… en definitiva, si vas por buen camino.

Ya sabes que el SEO es un mundo aparte y que los resultados no llegan pronto, también sabes que el pago por clic en todas sus variantes es efectivo pero también bastante caro… entonces ¿qué puedo hacer para que me lea alguien? ¿aunque solo sea un poquito…?

Usa las redes sociales, ¡son un pepino!

Yo me he intentado mantener siempre al margen porque no me gustaba mucho eso de exponerme en público la verdad, recuerda que tengo una timidez de caballo (de caballo tímido claro). Pero mi trabajo me obligaba a conocerlas y a aprender todo lo que podía sobre ellas…

Así que un buen día vi la luz y decidí usar Twitter como herramienta profesional y oye… ¡funciona y me he quedado enganchado!. Por cierto, en Twitter soy este: @dcrespoMKT

Sé que esto suena de coña a estas alturas, está claro que no he descubierto la rueda. Todo el mundo sabe de la potencia de las redes sociales a la hora de viralizar casi cualquier cosa, pero a veces pensamos que eso es “para otros” y tiramos la toalla antes de intentarlo.

Viene bien que alguien te recuerde que las redes sociales bien usadas son mucho más que una herramienta para hacer moñadas y poner morritos sugerentes. Yo personalmente soy muy de Twitter, me parece una herramienta de la hostia para difundir, conectar, darse a conocer y aprender, pero tú puedes elegir la red social que más te guste o mejor dicho, la que mejor encaje con tu público.

Como diría el Señor Muñoz: ¡Que le den al SEO!

Bueno, esto que dice @senormunoz está al alcance de muy pocos, está claro que ni tú ni yo tenemos la cantidad de seguidores que tiene él, así que no mandes al SEO a paSEO… jejeje (perdón por la broma no volverá a ocurrir…)

Será muy difícil que nuestro contenido llegue a esa cantidad de personas, pero te garantizo que el mero hecho de llegar a alguien te va a gustar y te va a hacer ilusión.

CONCLUSIÓN: Escribe en tu blog y disfruta

Sinceramente, creo que este es el mejor consejo que te puedo dar.

Para que escribir en tu blog no se convierta en una obligación de las chungas, te recomiendo que empieces por tomártelo como un hobby. Trata de divertirte escribiendo sin pensar en SEO, ni en objetivos ni en hostias en vinagre, ya habrá tiempo para eso (recuerda que aún no compites en esa liga).

Tómatelo como una vía de escape

Escribir te saca de la rutina diaria y te sirve para desconectar y aprender, porque para redactar tus artículos tendrás que documentarte, y eso es más conocimiento para ti.
Si haces esto te garantizo que los artículos te saldrán solos y no volverás a preguntarte de qué escribo.

Consejo final para quien empieza con su negocio: primero haz un buen trabajo, luego escribe.

Para conseguir más y mejores clientes lo primero que tienes que hacer es ser un buen profesional, no escribir. No te hagas líos, por muy bueno que sea tu blog si tu servicio o producto es malo te vas a comer un colín.

Aunque leas mis veces lo importante que es escribir en tu blog, e incluso alguien te “prometa más clientes” si lo haces bien, esto es mentira cochina.

Si haces un curro perfecto tus clientes estarán contentos, y si además los mimas un poco, quedarán fidelizados. Estos mismos clientes hablarán bien de ti, y esto también es crear comunidad (analógica pero comunidad al fin y al cabo).

Todo esto ya lo sabrás si llevas años con tu empresa, pero si estás empezando con tu negocio debes saber que esto es lo realmente importante.

Estamos tan obsesionados con escribir en nuestro blog que a veces se nos olvida que no vivimos de ello. Vivimos de nuestro trabajo y lo primero que tenemos que hacer es currar bien.

¿Qué, se te va pasando ya la vergüenza?

Espero que sí, mi artículo está lleno de pamplinas ¡y te lo has leído enterito!

Como ves esto que hago yo lo puede hacer cualquiera, consiste básicamente en escribir sobre temas que conoces y ser honesto.

Ahora puedes hacer otro ejercicio contra la vergüenza y ponerme algo en los comentarios. No te agobies, los comentarios no los va a leer ni El Tato 😉

Share This